elsalvador.com WWW

La ESEN
Hace diez años

El camino recorrido en esta primera década nos permite ver el porvenir con esperanza y optimismo, seguros de haber ayudado a mejorar la educación en el país, dando la oportunidad de acceder a una carrera de excelencia a muchos jóvenes.

Publicada 11 de enero 2004, El Diario de Hoy

Teresa Guevara de López*
El Diario de Hoy

editorial@elsalvador.com

El 21 de enero de 1994, el Coro Nacional entonaba los Coros Triunfales de la ópera Aída y el Aleluya de Haendel, durante el acto solemne de inauguración de la Escuela Superior de Economía y Negocios, un proyecto audaz, casi temerario que sólo se podía concebir como un sueño de un grupo de empresarios con visión de largo plazo, que, a pesar de la reciente guerra y sus secuelas, invirtieron recursos, esfuerzos y tiempo, para fundar en El Salvador una escuela de negocios especializada para formar los líderes empresariales que marcarían el paso hacia el progreso, en el futuro de paz y prosperidad que se vislumbraba en el horizonte.

Diez años después, con el corazón lleno de gratitud hacia Dios y a las muchísimas personas que con su esfuerzo han apoyado este proyecto, volvemos la vista atrás y recordamos tantas vivencias compartidas con los que fueron pioneros, llamados en la primera hora: A Pedro Arraigada, quien fuera el alma del proyecto.

A los primeros profesores contratados y que siguen al pie del cañón: Claudia Samayoa, con su novedoso programa de Liderazgo y Bienestar Total; Saúl Palomares, iniciador del Centro Emprendedor, con resultados palpables; Rafael Barraza, quien ha vuelto como director general, luego de su permanencia a la cabeza del BCR.

Los 418 graduados, muchos con estudios de post grado, que actualmente se desempeñan como profesionales exitosos, con un nuevo estilo de trabajo, con una visión diferente, con valores éticos sólidos, decididos todos a construir con su esfuerzo, un país mejor.

La reciente creación de la Escuela de Derecho, de la que saldrán abogados con una formación adecuada a las necesidades de un mundo globalizado. La acreditación concedida recientemente por el Ministerio de Educación. Y el proyecto siempre vigente de un nuevo y moderno campus, a la medida de nuestra ambición.

Hoy puedo hacer un balance de los cientos de jóvenes que he entrevistado, con quienes he sostenido diálogos, pláticas y confidencias; compartido planes, sueños, esperanzas, lágrimas y derrotas. Les tengo en mi mente y en mi corazón como les vi entrar por primera vez, tímidos, sencillos y temerosos, muchos de ellos en su primera visita a la capital.

Y luego verles salir orgullosos y sonrientes, para ejercer como profesionales, seguros de sí mismos y con los ojos llenos de ilusión ante el inmenso panorama de oportunidades que les ofrece el futuro.

Recuerdo a Nacho, de San Sebastián, que, aunque nunca había manejado una computadora, en la actualidad es el jefe de nuestro Laboratorio de Informática; a Elías, que no quiso ser agrónomo, como lo quería su padre allá en San Francisco Gotera, y luego de un intercambio en México es asistente de Finanzas en la ESEN; a Carlos, del Instituto Nacional de Ciudad Barrios y hoy director ejecutivo del Ingenio Chanmico; Carmen Aída, que está en Harvard; Manuel Alejandro, en Stanford; Everardo, hoy miembro de nuestro claustro académico, con dos maestrías de la Católica de Chile, y Mauricio, quien necesitó un extra bono para transporte, libros y otros gastos de vida, y hoy está becado en Chile, estudiando un MBA.

Y tantos otros actualmente desempeñándose en posiciones destacadas en prestigiosas empresas, en los que se ha cumplido ese maravilloso ciclo que es la vida: verles llegar, verles irse, verles volver.

Como parte de las celebraciones, tendremos el viernes 16 de enero, a las 4:30 p. m., en el Hotel Real Intercontinental, el seminario: “La agenda pendiente: Evaluando las reformas en América Latina y El Salvador”. El conferencista será el Dr. Sebastián Edwards, doctor en Economía, con brillante trayectoria en universidades de prestigio y organismos internacionales.

El tema de gran actualidad permitirá a los asistentes conocer las recientes experiencias de reforma en Latinoamérica, evaluar los resultados de las mismas y valorar las medidas pendientes que se consideran necesarias para alcanzar el tan ansiado desarrollo económico y social del país.

Actuarán como comentaristas los miembros del Consejo Académico Asesor de la ESEN, profesionales prestigiosos de EE.UU., Chile y México, lo que contribuirá a la discusión pública y a generar opinión entre el empresariado salvadoreño asistente.

El camino recorrido en esta primera década nos permite ver el porvenir con esperanza y optimismo, seguros de haber ayudado a mejorar la educación en el país, dando la oportunidad de acceder a una carrera de excelencia a muchos jóvenes que, desde pequeños puntos perdidos a lo largo del territorio nacional, a pesar de las dificultades físicas, sociales y económicas, tuvieron la valentía de arriesgarse y lograr, a base de esfuerzo y sacrificio, labrarse para ellos y los suyos un futuro mejor.

*Columnista de El Diario de Hoy.

elsalvador.com WWW