Turismo
 
Inicio del Sitio
Sábado 18 de Octubre
 

 

 
 

Zona Franca Pipil inaugura invernadero
Inicia cultivo de hortalizas con tecnología de punta

Una planta valorada en $27 millones ha comenzado a cultivar tomate y chile verde para exportación a Canadá y los Estados Unidos.

Omar Cabrera
El Diario de Hoy
negocios@elsalvador.com
Cuarenta invernaderos como el de la gráfica están siendo construidos por los israelíes. Las plántulas son de tomate y algunas variedades de chile. Foto: EDH/Mauricio Cáceres

“Vamos a cambiar la historia de El Salvador”, dijo Giora Rabinovich, al inaugurar ayer el primer invernadero de la Zona Franca Pipil.
Al preguntarle por qué, respondió: “lo vamos a transformar en un país exportador de tomates. A corto plazo le vamos a hacer mella a España, Holanda e Israel, por nuestros bajos costos de producción”.

Rabinovich es el gerente para Latinoamérica de Rizk Alla Brothers, la empresa israelí copropietaria de la nueva zona franca agrícola. Sus socios son un grupo de empresarios salvadoreños, la mayoría de los cuales se dedica al café.

La planta producirá 16 mil toneladas de tomate en su primer año de operaciones. Eso es suficiente para cubrir el consumo de la hortaliza en El Salvador durante el mismo período.
Ya para el segundo año, los propietarios esperan llegar a 25 mil toneladas.

Alta tecnología

Al ingresar en ella, la zona franca parece un conjunto de invernaderos enormes montados uno a la par del otro. Sin embargo, un recorrido permite descubrir la avanzada tecnología con que opera.
Cada invernadero cuenta con una caja de controles computarizada que regula elementos como el riego, la temperatura y la fertilización. Para hacerlo, se apoya en ventiladores, nebulizadores de agua y otros aditamentos. Sensores colocados en diferentes puntos reportan, por ejemplo, el nivel del PH.

Pero el despliegue tecnológico realmente ha comenzado en una fase anterior a la de las plántulas: la germinación.

La variedad del tomate cultivado es la Beef, que alcanza el tamaño de una hamburguesa.

En un cuarto especialmente destinado para este fin, la empresa cuenta con una máquina que inyecta las semillas en unas bandejas compartimentadas. En cada cuadrito germinará una planta. La precisión es tal que, según los técnicos, la máquina deposita exactamente una semilla por cuadro. Ni más, ni menos.

Estas bandejas son luego llevadas a los invernaderos, donde las plantas se desarrollarán hasta producir.
Los planes indican que la zona franca empezará a exportar tomates y chiles verdes poco después de la Navidad de este año. Su destino será, inicialmente, Canadá y luego, también Estados Unidos.

Las bondades

Uno de los beneficios más importantes de la nueva inversión son los empleos que ha generado. Si bien todo se hace con tecnología de punta, Pipil emplea ya a 450 personas, cifra que se elevará a cerca de 700 en los próximos meses, según detalló Rabinovich.

Adicionalmente, las exportaciones de hortalizas traerán divisas al país. De hecho, la empresa ha comenzado a producir tomate y chile, pero ya está haciendo pruebas también con melón, lechuga y cebollines.

Gracias a las gestiones de Proesa
La Agencia de Promo-ción de Inversiones en El Salvador (Proesa) gestionó la venida de los empresarios israelíes.

“Como Gobierno y como Proesa, nos sentimos orgullosos de esta inversión clave para el país”
Carlos Quintanilla
Vicepresidente de la República.

Esta planta es, sin duda, la única de su envergadura que hay en Centro y Sudamérica.
Giora Rabinovich
Gerente de Rizk Alla B.

“Esto es apenas el pie de playa de lo que podría ser la agricultura del futuro”.
Salvador Urrutia
Ministro de Agricultura.

En el mediano plazo, los israelíes planean cosechar ahí más de 39 variedades de hortalizas.
Como el proyecto cuenta con el respaldo del Gobierno, Pipil también ha sido el motivo para pavimentar varios kilómetros de carretera que conducen a San Pablo Tacachico, la población más cercana.

El gerente general de Pipil, Alberto Golcher, añadió que también prestarán servicios para otros agricultores.
Quien quiera, por ejemplo, comprar plántulas, o llevar las semillas para que se las germinen y desarrollen, podrá acudir a la nueva zona franca.

¿Por qué los israelíes escogieron a El Salvador para montar su megaplanta? Rabinovich dijo que por varios factores.

Los dos más importantes son: las condiciones climáticas y la proximidad a Estados Unidos.

También les atrajeron las bajas tasas de interés, el apoyo gubernamental y la abundante mano de obra barata que hay en el país.

  • La nueva zona franca en breve

    La empresa Rizk Alla Brothers asegura que Pipil es la planta de producción de hortalizas más moderna en Centroamérica.

    Tamaño

    - El terreno tiene una extensión de 40 hectáreas. Ahí se construirá igual número de viveros. Además, incluye otras áreas, como parqueo para trailers.
    Empleos

    - Ya están trabajando ahí cerca de 450 personas. En tres semanas más el número alcanzará las 700. De ellas, 14 son expertos israelíes.
    Tecnología

    - La más avanzada del mundo, según la empresa. Computadoras controlan la temperatura, el riego, la fertilización y demás.
    Producción
    - La meta inicial es de 16,000 toneladas de tomate por año, además de otras hortalizas. También tiene capacidad para producir varios miles de plántulas diariamente.
    Inversión

    - En total son $27 millones, obtenidos de préstamos locales, con garantía estatal.
    Ubicación
    - San Juan Opico, departamento de La Libertad.
Detalles de la planta
Los israel’es han transferido la m‡s moderna tecnolog’a disponible para la cosecha de hortalizas, segœn dijeron ayer.
Caja de controles. Cada invernadero cuenta con una, totalmente computarizada.
El área de empaque, clasificación y cuartos fríos aún está en construcción. Se planea que comience a funcionar en noviembre.
La sembradora es una máquina que deposita más de 200 semillas de una sola vez.

 

 

  HACIA ARRIBA


Derechos Reservados - El Diario de Hoy, El Salvador, C.A. - Aviso Legal