Turismo
 
Inicio del Sitio Miércoles 13 de agosto
 

 

..NOTICIAS

..SERVICIOS
CHAT
FOROS
CORREO
LA GUIA
CLASIFICADOS EMPLEOS
TURISMO
ESPECIALES
EDICION MOVIL
SUSCRIPCIONES
ESCRIBANOS
CONOZCANOS

..REVISTAS

..OTROS SITIOS
MUJER
DIARIOS:
ORIENTE
OCCIDENTE
GUIA DE OCIO
ELSALVADOR.COM
EN EL MUNDO
 
 

En palabras del maestro

Acontinuación parte de una entrevista realizada en mayo de 2001 a Esteban Servellón, con el objetivo de conocer su historia, sus anécdotas y recuerdos de la música salvadoreña. Por diferentes motivos, la entrevista no se publicó, pero quedó guardada en casete y es ahora que reproducimos parte de esa charla.

Redacción Escenarios
El Diario de Hoy
escenarios@elsalvador.com

Aquí, el maestro Servellón hace memoria de los momentos especiales en su vida y su carrera. Además, habla sobre el trabajo que realizaba en la escuela Cecilio Orellana, de San Esteban Catarina, donde compartió, por muchos años, sus conocimientos con los jóvenes.

¿Qué actividades realiza actualmente?

“Actualmente, estoy pensionado y obligaciones de empleo no tengo. Estoy de director de una escuela de artes en San Esteban Catarina. Damos música, pintura, teatro, idiomas como italiano, la secretaria da inglés... Abarcamos algunas áreas de la cultura.

Fue iniciativa de un pintor que se llama Miguel Tomás Murillo. Él la comenzó a organizar durante la guerra. Fue por el 88... Logró reunir muchas pinturas, cuadros de Camilo (Minero), Carlos Cañas y varios pintores. Música también de varios pintores salvadoreños ya fallecidos y que están vivos también, y conquistó a unos maestros que ya están jubilados y que son oriundos de ahí de San Esteban. Incluso, estos todavía permanecen ahí dando clases gratis. La escuela vive de dádivas, porque no tenemos presupuesto para pagarles... a los alumnos les cobramos una cuota simbólica, 15 colones mensuales, a los que pueden.

Fuera de la labor cultural, también hacemos labor social porque con la escuela evitamos que haya maras. En cambio, en Apastepeque, San Vicente, en San Lorenzo hay un gran problema. En San Esteban no hay maras... fíjese, los alumnos de pintura son 44 ó 45 adolescentes, de los que son problema ahora, pero ellos no, pasan pintando, haciendo cosas manuales.

Cuesta bastante porque no tenemos presupuesto... teníamos la ayuda de una entidad belga, pero ahora, El Salvador ya no tiene guerra, ya no le hacen caso. La única ayuda que tenemos es de Concultura, pero para la construcción de nuestro edificio, porque funciona la escuela en una casa, que por cierto con el terremoto del 13 de febrero se cayó”.

Además del trabajo en la escuela, ¿qué otras actividades realiza?

“Nada más eso de trabajo, y escribir mis locuras, mi música y me dedico a leer”.

¿Cuáles son los libros que más le gusta leer o los temas que más le llaman la atención?

“Por ejemplo, ahora estoy leyendo sobre leyes. Leo de filosofía porque yo estudié Filosofía en la universidad, sólo que no me gradué, pero me interesaba el conocimiento, pero también porque llegue hasta cuarto año. En esa época me nombraron director de la Sinfónica y eso, y ya no pude terminar. Mis rutinas son variadas, pero siempre del tipo humanista”.

Cuénteme, ¿cuándo comenzó a dedicarse a la música?

“En serio desde siempre. Comencé cuando tenía siete años, en mi pueblo. Ya cuando tenía ocho o nueve ya andaba con un violín ahí cantando en la iglesia”.

¿El violín era el instrumento favorito o era el que tenía en ese momento a la mano?

“Ese me pusieron a estudiar. Cuando uno comienza no sabe ni qué, yo después me he dado cuenta de que hubiera estudiado otro instrumento. Eran las cosas que el maestro me podía enseñar... un maestro muy bueno, de los maestros de pueblo por supuesto, empíricos, pero este maestro era compositor y dramaturgo.

El dijo que estudiara violín porque no había maestro de coro en la iglesia, y yo tenía una voz de niño todavía.

Venimos aquí (a San Salvador) después del terremoto de 1936. Nos tuvimos que venir porque sufrimos la muerte de mi papá y una hermana mayor, nos quedamos damnificados y nos venimos. Aquí entre a la Escuela Nacional de Música, ya tenía 14 años. El director era también de allá del pueblo, Domingo Santos, a seguir los estudios. Terminé lo que era más o menos la escuela. Uno de mis maestros fue Don Rubén Arauz.

¿En ese momento pensó que la música iba a ser la profesión de su vida?

“Ni lo pensaba, pero era lo que me daba de comer. Comencé a ganar en misas, en rezos, tanto aquí como en los cantones, hasta Tonacatepeque. Eso lo hacía siempre que las clases de la escuela me lo permitieran. Así pasé desde el 37 (1937) hasta el 40 (1940), cuando conseguí un empleo”.

Esteban Servellón continuó su charla hablando de las vicisitudes que enfrentó para salir adelante en su profesión de músico. Sin embargo, lo hace con mucho orgullo y satisfacción, pues amaba la música.

Casi cumplía los 30 años cuando le ofrecieron una beca para ir a estudiar a Roma. “El único problema era que ya estaba casado y tenía dos hijos”, contó. Pero se fue y lo que hizo fue enviarle a su esposa la tercera parte de lo que le daban para la beca. Fueron cuatro años los que duraron sus estudios en Roma, donde se especializó en composición y dirección de orquesta. “Bien pude haberme quedado por allá”, nos dijo.

Finalmente, la última pregunta: ¿Cuál ha sido la mayor riqueza que le ha dejado su profesión?

“Me ha quedado la satisfacción de haber podido cumplir con mis deberes y de poder tener la oportunidad de trasladar mis conocimientos a muchos muchachos, por ejemplo German Cáceres”.

El maestro Servellón terminó esta entrevista asegurando que pasaba la mayor parte de su tiempo en San Esteban Catarina, en la escuela de artes. Además, nos contó que tenía muchos nietos y bisnietos, y que varios miembros de su familia llevan su nombre.


Gran pesar

La muerte del maestro Esteban Servellón ha impactado al mundo de la cultura y la música de El Salvador. Muchos consideran que su labor en esta rama de las artes es una de sus mayores aportaciones, otros dicen que la labor que realizó en la escuela de San Esteban Catarina es su mayor contribución. El pesar por la muerte del maestro es compartido por quienes lo conocieron a él y a su trabajo.

Es una gran pérdida para el patrimonio cultural del país, especialmente en el campo humano. Tenía gran vocación de servicio.
Ing. Gustavo Herodier
Presidente de Concultura

Es una gran pÉrdida para la cultura nacional. Fue maestro y pionero de la música contemporánea. ojalá que su obra no se olvide.
Irvin Ramírez
Sinfónica Nacional

El país pierde un valor de la música nacional y lamentablemente en una de la ramas artÍsticas más frágiles. Me impactó su muerte.
Carlos Cañas Dinarte,
Historiador.

Esteban fue director de la sinfónica por varios años, fue amigo y maestro. me causa gran pesar su muerte.
Dr. German Cáceres.
Director de la Sinfónica Nacional

 

  HACIA ARRIBA


Derechos Reservados - El Diario de Hoy, El Salvador, C.A. - Aviso Legal
 
 


escribame escribame