Turismo
 

 

Inicio del Sitio Lunes 28 de julio
 

 

..NOTICIAS

..SERVICIOS
CHAT
FOROS
CORREO
LA GUIA
CLASIFICADOS EMPLEOS
TURISMO
ESPECIALES
EDICION MOVIL
SUSCRIPCIONES
ESCRIBANOS
CONOZCANOS

..REVISTAS

..OTROS SITIOS
MUJER
DIARIOS:
ORIENTE
OCCIDENTE
GUIA DE OCIO
ELSALVADOR.COM
EN EL MUNDO
 
 



Protestas por prostitución frente a un centro escolar

Usulután.- Basta cruzar la calle desde la escuela para encontrar una pensión. En las aceras, la prostitución es evidente. Acoso, insultos y agresiones, son continuos.

Rosa Fuentes
El Diario de Hoy
elpais@elsalvador.com
Mujeres de dudosa reputación permanecen en la calle frente a un centro de estudios en la cabecera departamental. Foto EDH

Centro Escolar Salvador Castillo. Más de trescientos alumnos reciben formación diaria en el sitio. Ahí les enseñan buenas costumbres, orientación sexual y moral.

Al salir de clases, los estudiantes chocan con un ambiente absolutamente contrario.
Prostitutas que ofrecen sus servicios, insultan a los estudiantes y docentes, pandilleros que merodean y exigen dinero a todos. Es una dura realidad contra la que nada hacen las autoridades.

Hay padres de familia indignados. Piensan que “la costumbre se hace ley” y que por ello se ha permitido el funcionamiento de una supuesta pensión u hospedaje frente a la escuela. No es tal, ahí permanecen prostitutas de día y noche.

Desesperados

Las incomodidades que padecen docentes y alumnos son numerosas y todas se originan en el funcionamiento del hospedaje o pensión. Delincuentes y pandilleros llegan a solicitar los servicios de las mujeres que se prostituyen.

Un docente interino de la escuela fue acosado durante meses por las prostitutas, recuerdan otros profesores. Desesperado, se retiró del centro. Hay alumnas adolescentes que se convierten en blanco para ser insultadas. Ha sido una incomodidad diaria.

A veces los profesores salen a llamar la atención a las prostitutas. A cambio, reciben insultos. “Dicen que la calle es libre y cuando pedimos ayuda de la alcaldía, la respuesta es parecida”, lamentó un profesor.

El temor es grande. En algunas ocasiones los profesores llaman la atención a alumnos que lanzan bolsas con agua a las prostitutas. Temen que éstos sean agredidos, ya que muchas de las mujeres portan armas blancas. “Los muchachos lo hacen en repudio pero no es correcto”, indicó un docente.

Una madre de familia piensa en trasladar a sus hijos a otra institución para no mantenerlos expuestos a los desórdenes y malos ejemplos. Pero es difícil por la condición económica.

Sin soluciones


La justificación del alcalde Francisco Antonio Rivas, es que la prostitución es un problema mundial y que “la mayoría de mujeres que se prostituyen son madres solteras que no tienen trabajo y deben mantener a su familia”.

Él piensa que antes de retirarlas de la zona del centro escolar, hay que buscarles trabajo.
La solución la ofrece en un proyecto en el que serán empleados más de 300 usulutecos que lo soliciten. No dio mayores detalles sobre ello.

A su criterio, resulta difícil clausurar de inmediato la pensión señalada. El negocio funciona desde hace varios años y tiene autorización para hospedar a turistas, no para ser usado con fines vinculados con el comercio sexual.

Por ello, se hará una exhaustiva investigación sobre éste negocio.

“No es problema sólo para los estudiantes, sino para todos los vecinos”, sentenció.
Para el gobernador Julio César Portillo, también es un problema difícil y recordó que en 1997, la entonces alcaldesa Betty Zaldívar de Gutiérrez luchó por cerrar el negocio, pero sus dueños buscaron apoyo de la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos. Esta entidad les admitió la petición, sin pensar en los vecinos.


Problemas legales
- La Ordenanza Reguladora de Actividades Administrativas y Comerciales de Usulután prohíbe el funcionamiento de bares, ventas de aguardiente envasado, cervecerías y clubes nocturnos a menos de cien metros de centros de enseñanza.
- El Art. 171 del Código Penal sanciona hasta con dos años de cárcel a quien ejecute o haga ejecutar a otros exhibiciones obscenas ante menores de 18 años.
- El mismo Código en su Art. 132 considera como falta la ofensa a la decencia pública con desnudeces o acciones obscenas, gestos o exhibiciones indecorosas. Lo sanciona hasta con treinta días de multa.
- El referido artículo impone similar sanción a quien permita a menores de 18 años la entrada a prostíbulos, casas de citas u otros lugares de reconocida reputación inmoral.
 

  HACIA ARRIBA


Derechos Reservados - El Diario de Hoy, El Salvador, C.A. - Aviso Legal