Turismo
 
Inicio del Sitio Lunes 12 de mayo
 

 




CHAT
FOROS
CORREO
LA GUIA
CLASIFICADOS
EMPLEOS
TURISMO
ESPECIALES
EDICION MOVIL
ESCRIBANOS
CONOZCANOS


 
 

Paren a Shafick

Schafik Handal reiteró, hace pocos días, en Canal 33, que mantiene sus aspiraciones a la candidatura.
Foto EDH

A sus 74 años, Shafick estaría convencido que, por primera vez en su larga vida, observa condiciones reales para que el FMLN asuma el poder.

De una u otra manera, a Shafick lo ha marcado el destino y ahora se encuentra frente a la mayor apuesta de su vida.

La necesidad de escoger coloca a Shafick frente a una situación verdaderamente límite: o provoca ahora su candidatura o aceptar dejarse llevar por su destino hasta que llegue el momento de su retiro como el líder histórico del FMLN.

En este último tramo final, no corre riesgos. El puesto lo tiene asegurado.
Pero, si decide postularse, como lo ha reiterado en los últimos días, colocó su cabeza sobre una ruleta. De eso no hay duda.

Esto lo saben hasta sus más cercanos colaboradores, en medio de un juego moral que sucede en el FMLN en el que pocos se atreven a decirle la verdad al “jefe”. Prefieren callar.

Lea además

 

Un juego de percepción
Si el diputado Schafik Handal quiere ser candidato, tendrá que realizar una fuerte tarea para mejorar su imagen.

Incluso, en el FMLN hay quienes ven la decisión de Shafick como un juego entre la riqueza empresarial y la posible bancarrota.

Dicen que un “sólo hombre se estaría jugando el destino del partido y su destino personal”.
¿Por qué Shafick provoca tantos susurros y dobles juegos, aún dentro de su partido?.
Por que si bien tienen a Shafick como un hombre de gran honestidad intelectual y personal, sobran quienes consideran que su figura “asusta”.

Un hombre que se para frente a las cámaras de televisión y acepta que es comunista o se coloca un claro rótulo de radical, puede, en el fondo, provocar toda suerte de percepciones negativas entre los salvadoreños.

Eso lo reconocen quienes dentro del FMLN gritan, aunque con la gargante ahogada, !Paren a Shafick!”.

Y entonces surge toda suerte de anàlisis: desde quienes recuerdan que los salvadoreños estarían dispuestos a entregar alcaldías y diputaciones del FMLN pero no la presidencia, hasta quienes opinan que los valores agregados a ese partido( ante el desgaste de ARENA), no serían los mismos si Handal es el candidato.

Los analistas hasta incluyen, en sus reflexiones, que el radicalismo de Handal podría provocarpercepciones contrarias hasta en los mayores y más nuevos arsenales del FMLN: los pobladores de la región metropolitana con mayores niveles de estudio.

Si bien es cierto que Shafick enciende el voto “duro” de su partido, sobran quienes apuestan que eso no basta y que de ahí no pasaría.

Pedradas

Los que están convencidos que Shafik no debe ser el candidato de su partido, han seguido dos diferentes caminos: callar y ajustarse a las condiciones o hablar un poco aunque no lo necesario para que no los tomen como alzados contra el poder interno.

El más atrevido de todos los que quieren parar a Shafick y quien ha quedado más en evidencia es Oscar Ortiz, el alcalde de Santa Tecla.

El alcalde acudió donde Shafick y le pidió que le dejara actuar como candidato único.
Handal le respondió que el momento y las condiciones históricas eran para él.
Ante eso, Ortiz aceleró sus contactos con las bases efemenelistas y sus reuniones con representantes de las ONG y círculos de agricultores, entre otros sectores.

Esos pasos muestran que están dispuesto a pelearle la candidatura a Handal, en los principales frentes internos.

Porque si bien lo tienen como un hombre honesto, intelectual, personalmente sobran quienes consideran que su figura “asusta” y eleva las ansiedades.

Un hombre que se para frente a las cámaras de televisión y acepta que es comunista o se coloca un claro rótulo de radical, puede, en el fondo, provocar toda suerte de percepciones negativas entre los salvadoreños.

Eso lo reconocen quienes dentro del FMLN gritan, aunque con la garganta ahogada: “¡Paren a Schafik!”.

Y entonces irrumpen toda suerte de análisis: desde quienes recuerdan que los salvadoreños estarían dispuestos a entregar alcaldías y diputaciones del FMLN, pero no la Presidencia, hasta quienes opinan que los valores agregados a ese partido (ante el desgaste de ARENA) no serían los mismos si Handal es el candidato.

Los analistas incluyen, en sus reflexiones, que el radicalismo de Handal podría provocar percepciones contrarias hasta en los mayores y más nuevos arsenales del FMLN: los pobladores de la región metropolitana con mayores niveles de educación.

El mayor crecimiento del FMLN está en esos arsenales. Pero es sensato también creer en otra variable: que la clase media educada se junta al voto de protesta en procura de mejoras para sus condiciones de vida, pero no necesariamente apostaría a caminos radicales.
De acuerdo con eso, Schafik enciende el voto “duro” de su partido, pero sobran quienes apuestan que eso no basta y que de ahí no pasaría.

Los foráneos

Los que están convencidos de que Schafik no debe ser el candidato de su partido han seguido dos diferentes caminos: callar y ajustarse a las condiciones o hablar un poco, aunque no lo necesario para que no los tomen como alzados .

Muy pocos, según se supo, se han atrevido a decirle la verdad sobre sus temores y ansiedades, a pesar de que Handal valoraría esos momentos de sinceridad.

Es evidente que resquemores contra la candidatura de Handal los han transformado, a algunos, en verdaderos focos de rebeldía.

Incluso, uno de los primeros en alzarse, el alcalde Oscar Ortiz, siempre apoyó una fórmula en la que pretendía acompañar a Maurico Funes como candidato a vicepresidente.
Pero a Ortiz se le quebraron los planes con mucha rapidez cuando la figura de Funes comenzó a ceder terreno con mucha rapidez.

Sus controversias, las manifestaciones que hiciera en algunas entrevistas que sonaron muy mal a los oídos de importantes dirigentes del FMLN y la nula experiencia como administrador (entre otras cosas), lo hicieron perder fuerza más rápido de lo que muchos pensaban.
Ahora es usual que importantes dirigentes del FMLN no oculten críticas contra Funes.

La decisión

Handal tendrá que decidir, muy pronto, si mantiene sus pretensiones de ocupar la candidatura presidencial.

Si esto último ocurre, una de las figuras que podría recibir su apoyo sería la del empresario Arturo Zablah, quien se desempeñó como Ministro de Economía del ex presidente Alfredo Cristiani.
A Zablah lo une una vieja amistad con Schafik, quien, a su vez, era un amigo entrañable del padre del ex ministro.

Fabio Castillo, una de las figuras más relevantes del FMLN, dijo, hace pocos días, en la televisión, que Zablah era un excelente administrador de asuntos públicos probado en un gobierno de ARENA.

El ex ministro se ha mantenido alejado de los medios de comunicación.
Pero el futuro de cualquiera de los personajes que se mencionen en el FMLN dependerá, a paso forzado, de la voluntad de Schafik Handal.

Eso sí: las reyertas que causa su nombre ya no se pueden esconder en un partido que mostró su fortaleza en las últimas elecciones.

Frente a eso, a los efemelenistas sólo les queda esperar la decisión final de su principal líder.


 

  HACIA ARRIBA


Derechos Reservados - El Diario de Hoy, El Salvador, C.A. - Aviso Legal