\
Turismo
 
Inicio del Sitio Miércoles 23 de abril
 

 




CHAT
FOROS
CORREO
LA GUIA
CLASIFICADOS
EMPLEOS
TURISMO
ESPECIALES
EDICION MOVIL
ESCRIBANOS
CONOZCANOS


 
 

Opinando
No deben elegirse políticos en organismos técnicos

César Augusto Hernández*
Editorial
El Diario de Hoy
editorial@elsalvador.com

Organismos e instituciones en manos de políticos son muchas, tal es el caso de la Corte de Cuentas de la República

Hasta cuándo se dejarán de elegir o nombrar políticos en campos técnicos en la administración pública, sabiendo que esta situación en nada beneficia a los salvadoreños y al país en general, pues da lugar a la corrupción e impunidad y nos trae desprestigio en el país y en el mundo.
Organismos e instituciones en manos de políticos son muchas, tal es el caso de la Corte de Cuentas de la República, el Tribunal Supremo Electoral, la Corte Suprema de Justicia, el ISSS, la CEL, la ANDA y otros organismos más, sin tomar en cuenta organismos de menor importancia que están en manos de políticos.

En nuestro país es necesario que los políticos recapaciten y que muchas de las instituciones mencionadas ya no sean dirigidas por políticos, porque esto no genera credibilidad y ocasiona serios daños a la administración pública, como la Corte de Cuentas de la República, que tiene como función fundamental velar por el control de las finanzas públicas, y este trabajo no se realiza en forma eficiente; el Tribunal Supremo Electoral, que en las recién pasadas elecciones de marzo, a pesar de haber contratado equipos de computación por sumas millonarias, ha sido seriamente cuestionado, y qué podemos decir del más alto tribunal de justicia, que en el exterior se le menciona con serias deficiencias para impartir justicia.

Pero toda esta serie de desaciertos es responsabilidad de los señores diputados, que hacen elecciones de personas de su complacencia y de su mismo partido sin analizar sus capacidades. Por eso, y con justa razón, el Primer Órgano del Estado, en las encuestas de opinión pública, está totalmente desprestigiado, pues es él el principal promotor y auspiciador de la corrupción que padecemos.

Creo que ha llegado el momento de que los señores políticos reflexionen y analicen que para todos los cargos de la administración pública debería ser requisito indispensable la honradez, capacidad y moral profesional y, sobre todo, que estén alejados de todo tinte político y, entonces, tendremos un nuevo renacer en nuestro país.

* Lic. en Economía.

 

  HACIA ARRIBA


Derechos Reservados - El Diario de Hoy, El Salvador, C.A. - Aviso Legal