Turismo
 
Inicio del Sitio Sábado 9 de febrero
 

 




CHAT
FOROS
CORREO
COMUNIDAD
CLASIFICADOS
EMPLEOS
TURISMO
ESPECIALES
PDA
ESCRIBANOS
CONOZCANOS


 
 

El mapa del rostro boscoso

El Salvador posee el mapa y la información para desarrollar la industria del bosque

Sandra Moreno
El Diario de Hoy

Un mal endémico en la instituciones gubernamentales de El Salvador ha sido la escasez de información de calidad sobre sus áreas de trabajo. Por eso es una agradable sorpresa el conocer que el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), a través de la Dirección General de Recursos Naturales Renovables, Servicio Forestal y Fauna, logró terminar el mapa que indica el potencial forestal productivo en el país.
Desde el año pasado, el mapa forestal y sus gestores esperan en las oficinas del MAG en Soyapango, San Salvador, a la sombra de una casa de madera con mobiliario del mismo material. Los aires de tecnología los pone las computadoras, en cuya memoria se guarda la información que modela el rostro de las potencialidades de los suelos.

“El mapa es una herramienta técnica, un diagnóstico”, aclara el ingeniero forestal Héctor Díaz. “Con él señalan las zonas aptas para la explotación comercial, además conocemos qué hay y dónde están, y a la larga ayudará a proponer la política de desarrollo forestal”.
Uno de los datos es que existen 720 mil hectáreas deforestadas con un alto potencial forestal.
En fin, la base de datos será fundamental a la hora de orientar la política forestal y la Ley de Incentivos Forestales. “Lo más importante es orientar la inversión forestal”, afirma el Ing. Díaz.

Los incentivos

Sin ir muy lejos, en Guatemala, con el fin de incrementar la vida forestal en el país y promover el manejo forestal sostenible de los bosques, se da un incentivo económico.
El primer año se le otorga a la persona $633 por hectárea; el segundo, $266; el tercero, $228; el cuarto, $177; el quinto, $164, y el sexto, $101. Al finalizar el programa, el productor ha recibido $1,569.
Por hoy, El Salvador tiene su mapa que describe el potencial forestal productivo. Esta información deja de lado la idea equivocada que las tierras forestales eran las marginales, “el bagazo”.
“Todo en El Salvador tendría vocación forestal”, asegura el Ing. Díaz, pero había que precisar. Por tanto siguió el método de exclusión de áreas a la hora de realizar el mapa.

Primero quitó los centro urbanos y la infraestructura turística, luego los bosques salados, los cuerpos de agua (lagos y lagunas), las zonas de lava, suelos agrícolas (como el Zapotitán, en La Libertad, en total suman el 17% del territorio), las zonas de protección, los suelos líticos (pedregosos y superficiales), las tierras de canícula severa que se encuentran tanto en occidente y oriente (con características de desierto), zonas de bosque seco tropical (hay altas temperatura, suelos pobres como en Metapán, en Santa Ana, y San Vicente) y las áreas naturales protegidas (ahí el objetivo no es la producción comercial de madera).
Así nació el mapa forestal, que no descarta los cafetales. En el años 2002, el siguiente paso es ubicar en el mapa 50 especies arbóreas.


 

 

  HACIA ARRIBA

VERTICE Escuela de Angeles HABLEMOS Cactus-Mania GUANAQUIN Familia PLANETA ALTERNATIVO Dieta Espiritual


Derechos Reservados - El Diario de Hoy, El Salvador, C.A. - Aviso Legal
   
CORREO GRATIS
Página principal de Mail
Usuario
Clave
 
¿No tienes cuenta?
Inscribete aqui!