Turismo
 
Inicio del Sitio Lunes 16 de diciembre
 

 




CHAT
FOROS
CORREO
LA GUIA
CLASIFICADOS
EMPLEOS
TURISMO
ESPECIALES
EDICION MOVIL
ESCRIBANOS
CONOZCANOS


 
 

Fábrica de ilusiones

En Industrias Roxana se elaboran la muñecas más reconocidas de nuestro país, las cuales, por más de 30 años, han sido el sueño hecho realidad de muchas niñas

José Osmín Monge
El Diario de Hoy
vida@elsalvador.com

En Industrias Roxana, los diferentes tipos de muñecos, entre ellos los “chiquis”, se elaboran de forma artesanal. Foto: EDH/Maritza Santos

Entrar a la fábrica de muñecas Roxana es entrar a un mundo de fantasía, magia, color e ilusión. Ahí hombres y mujeres laboriosos -como duendes de Santa Claus en su taller- van creando con rapidez las hermosas muñecas y los juguetes llamados “mordelones”.

Cabezas, troncos, manos y piernas de vinil, ojos mecánicos de color celeste, cabellos sintéticos en diversas tonalidades, vestidos multicolores y zapatitos son unidos con mucho cuidado por los trabajadores para dar forma a las simpáticas figuras.

De esa fábrica surgen varios tipos de muñecas, entre ellas Natasha, Pamela, Sofía, Andrea y Nicole, así como también los Bebés y los simpáticos “chiquis”. Cada uno de ellos es elaborado con productos de primera calidad que en su mayoría son importados de países como China, Colombia, Italia y Estados Unidos.
Todo este trabajo se lleva a cabo frente a la mirada de doña Irma Charud, propietaria de la empresa y directora de marca.

Tres décadas de trabajo

La marca Roxana nació en el año de 1970 bajo la dirección de Tacoplast, S. A. de C.V., empresa que vivió el éxito de los mejores años de venta y posicionamiento de la marca.
“A mí siempre me han gustado las muñecas, incluso yo vestía y cuidaba a las de mi hija. Hace más de 30 años tuve la oportunidad de trabajar un mes en una fábrica de muñecas en México; al regresar decidí crear una empresa en El Salvador. En ese tiempo ya teníamos la empresa Tacoplast”, expresa doña Irma.

En el año 2001, Tacoplast decide prescindir de esta marca y la administración, que en su mayor parte es familiar, se concentró en fundar una nueva empresa denominada Industrias Roxana, S.A de C.V. El nombre es en honor a la hija de la propietaria.

Ha pasado año y medio desde que se fundó y durante este tiempo ha concentrado sus esfuerzos para mejorar la calidad de los productos y recuperar el mercado.
“Industria Roxana es la única empresa que produce muñecas y mordelones a nivel centroamericano”, manifiesta la señora Charud.

Dura competencia

Pero mantener al frente esta empresa no ha sido tarea fácil. Para ello se debe enfrentar a la compentencia de las empresas de China, que son las que más exportan muñecas a nuestro país.
Según doña Irma, la producción de la muñeca que se vende en la época navideña inicia en agostó y finaliza en diciembre. Durante ese tiempo la producción es de mil diarias.

Pese a la fuerte competencia y al alto costo de los materiales, Industrias Roxana sigue adelante creando a esas muñecas de finos cabellos, ojos hermosos y de buen vestir, y elaborando a los bebés y a los “mordelones”, que brindan alegría y hacen realidad los sueños de miles de niños.

Doña Irma Charud es la creadora de la muñecas “Roxana”. Foto: EDH/Maritza Santos

Creación de muñecas

En un enorme galerón, los hacendosos trabajadores participan en el proceso de elaboración de las muñecas, que se realiza de forma artesanal, ya que las herramientas y la maquinaria son manuales. El departamento de muñecas es el que trabaja con más delicadeza, tacto y creatividad.
- El proceso de elaboración de las muñecas, entre ellas Sofía, Valeria y Nicole (nombres dados en honor a las nietas de doña Irma), inicia con la selección y la mezcla de la materia prima con que se prepara el vinil.
- Posteriormente se rellenan con esa mezcla los moldes de las diferentes partes del cuerpo, que luego son sometidas a altas temperaturas dentro de un horno.
- Extraídas las piezas del horno y luego remojadas en agua, son limpiadas para dar inicio a la transformación.
- Algunas señoras se dedican a ponerles el fino cabello a las calvas cabezas (enraizar), otras a colocarles los ojos de color y otras a peinarlas.
- Luego se procede a maquillarlas. Esta parte del proceso se hace a mano y una por una; para ello emplean pinturas duraderas y no tóxicas.
- Después se unen todas las partes de las muñecas y se procede a vestirlas. Todas las piezas de la vestimenta se hacen en el taller de costura de la empresa.
- Por último se introducen en cajas o bolsas, se empacan y se someten a una revisión de control de calidad.

 

  HACIA ARRIBA


Derechos Reservados - El Diario de Hoy, El Salvador, C.A. - Aviso Legal