Miércoles 12 de septiembre de 2001


Para el empresario, el cambio es positivo
"Estoy satisfecho de mi trabajo": Ricardo Simán

El ex presidente de la cúpula empresarial, Ricardo Simán, está satisfecho con la labor realizada y aseguró que dedicará más tiempo al ámbito social

El Diario de Hoy

Consciente de que una gremial no debe estar al mando siempre de la misma persona, Ricardo Simán representante de la Asociación Nacional de la Empresa Privada (Anep) dejó ayer la presidencia.

El empresario dejó el mando de Anep a su colega Elías Saca, y se mostró complacido por haber mantenido al sector privado unido, durante todo el tiempo que estuvo a cargo.

Simán aseguró que aunque se va de la gremial continúa dispuesto a trabajar en proyectos que requiera la cúpula empresarial, así como agregó que trabajará para fortalecer una fundación que creó, luego de la muerte de su hijo, Ricardo.

El Diario de Hoy conversó con el ex presidente sobre la labor realizada durante cuatro años.

¿Cuáles fueron sus aciertos?

Ricardo Simán (RS): Es difícil decirlo. Mi intención fue la de mantener unido al sector privado. También hay que resaltar la incorporación de la pequeña empresa. Además, Anep tuvo la oportunidad de servir durante las tragedias del Huracán Mitch y los terremotos de enero y febrero.

Como gremial hicimos contribuiciones a los órganos legislativo y ejecutivo, ya que aportamos nuestra visión para trabajar en conjunto.

¿Qué le faltó por hacer?

RS: No haber avanzado en el tema de la consolidación gremial.

¿Por qué se va de Anep?

RS: El trabajo gremial es desgastante y creo que las instituciones no son de una persona en específico, sino que le pertenecen al sector empresarial. Debe haber una renovación, nuevas fuerzas y otros empresarios que también inviertan su tiempo. Además de la responsabilidad de la conducción de la gremial, hay responsabilidades en la empresa. Algunas veces se sacrifica a la familia y hasta el trabajo personal. La renovación es positiva y cuatro años ya es bastante.

Y ahora, ¿a qué se va a dedicar?

RS: Estoy a disposición de la sociedad, en el sentido de que me gusta contribuir con el desarrollo de El Salvador. Existe una fundación que hicimos con mi esposa y mis hijas en memoria de nuestro hijo, quien falleció hace cinco años. Ahora espero dedicarle más tiempo para impulsar el proyecto y contribuir con la educación de los jóvenes pobres. Estamos haciendo una labor y queremos acrecentarla. Tengo mucho trabajo en la empresa, pero si puedo contribuir en algo más, estoy a la orden.

¿Cómo fue su relación con el Gobierno?

RS: Anep ha ganado una posición muy importante dentro de la comunidad, no sólo a nivel gubernamental, sino en el órgano Ejecutivo. También tenemos un buen espacio dentro de los partidos políticos: se nos escucha, se nos toman en cuenta nuestras posiciones.

Con todos los partidos políticos tenemos buenas relaciones, es algo que me satisface y de lo que me siento parte al haber abierto las relaciones y haberlas mantenido. Hasta los partidos de extrema izquierda nos llaman y nos consultan para escuchar nuestra posición sobre determinada legislación o acontecimiento.

¿Qué privilegio tuvo como presidente de Anep?

RS: Nunca me sentí con ningún privilegio. Creo que es muy peligroso creer que uno tiene alguno y nunca lo he buscado. Anep trae bastantes problemas en el sentido de que conlleva grandes riesgos. Si uno quiere tomar la decisión de hacer las cosas como se debe hacer, muchas veces hay que tomar posiciones contrarias a las de un Gobierno aunque sea amigo. Se debe tener el valor de decir las cosas o tomar acciones y esto lo único que trae son problemas.

¿Qué es lo aburrido de ese cargo?

RS: Muchas presiones de parte de los diferentes gremios. Son 36 gremiales las cuales representan actividades económicas diferentes. Cada quien cree que su actividad es la más importante. Así debe ser, pero cada uno pide toda la atención y esas presiones son bastante fuertes pero el poder de acción de un Presidente de Anep tiene un límite.

¿Qué dice su familia?

RS: Sienten la falta de mi participación en el hogar. Dediqué muchas de las horas que le correspondían a mis hijas y a mi esposa, al trabajo gremial. Había mucha presión de asistir a compromisos. Creo que van a estar más contentas y ahora quiero dedicarles tiempo.

Me retiro de Anep, pero estoy a la orden del sector empresarial en lo que considere que es conveniente.

¿Alguna decisión de Anep afectó su relación con algún diputado o ministro?

RS: En ningún momento. Nuestro país ha madurado y por más presiones o por más posiciones contrarias a las que nuestro Gobierno haya tenido, existe un alto grado de profesionalismo en entender que no fueron posiciones personales, sino gremiales. A algunos jueces no les han parecido nuestras posiciones públicas y en alguna oportunidad se me expresó que podía tener algún tipo de consecuencias y que debí haber sido más prudente o abstenerme de criticar las decisiones de cómo se está guiando el sistema judicial.


[Nacional] [Negocios] [Deportes] [Editorial] [Escenarios] [El País] [Chat]
[
Obituario] [Escríbanos] [Ediciones anteriores] [Otros Sitios] [Hablemos] [VIDA] [Guanaquín] [Vértice]
[
RUZ'01] [Portada] [Planeta Alternativo]

Copyright 1995 - 2001. El Diario de Hoy
Derechos Reservados. Prohibida su reproducción total o
parcial sin autorización escrita de su titular.
www.elsalvador.com