Carta al Tribunal Suprema Electoral

Estimados magistrados:

El spot de Norman, donde se dirige directamente a su contrincante en estas elecciones, hablando de las pandillas, no me gusta por nada. Detesto el contenido, me da cólera. Sin embargo, cuando me di cuenta de que ustedes censuraron este anuncio, me dio aún más cólera. ¿Cómo es posible que una institución, que por definición es árbitro del proceso electoral, se ha vuelto tan descaradamente parcial?

Imagínense qué irónico: Yo como periodista y columnista, que no tengo ninguna obligación de ser imparcial y neutral, sino de generar debate y opinión, tengo que defender un spot cuyo contenido detesto. Lo tengo que hacer, porque soy enemigo de la censura y defensor de la libertad de expresión. Y ustedes, quienes por Constitución y decencia están obligados a ser imparciales, intervienen en la campaña electoral con los dados cargados, censurando al candidato opositor...

Por una parte ustedes permiten, con una negligencia que huele a complicidad, que el presidente de la República (otro que por ley y decencia estaría obligado a mantenerse fuera del combate electoral) use su investidura y los recursos del Estado para hacer proselitismo. Lo hace todos los días: con la lluvia de anuncios de la "Presidencia Funes" inundando los canales de televisión, prácticamente pidiendo el voto para el FMLN; con actos públicos de "inspección a obras del gobierno" (como en Maternidad), cuando la ley lo prohíbe a esta altura de la campaña; con cadenas nacionales dedicadas a criticar al partido de oposición y su candidato; y cada sábado con su programa radial dedicado a Paco Flores, Norman Quijano y ARENA...

Todo esto nuestros árbitros lo permiten sin pitar. No lo quieren ver. Pero por otra parte censuran un spot del candidato de la oposición, por el solo hecho de dirigirse directamente al candidato del gobierno. Porque ustedes el contenido no lo pueden censurar, esto nos toca a los opinadores, y por parte mía, lo hice hasta saciedad.

¿Cómo pueden sostener que en una campaña electoral sea prohibido que los candidatos se dirijan la palabra? Ya en el "debate" televisivo, que ustedes organizaron, el Tribunal Supremo Electoral prohibió cualquier interacción entre los candidatos. No se podían hacer preguntas, ni críticas, ni siquiera a los espectadores nos dieron permiso a ver cómo se miraban entre ellos. Ni una sola vez los vimos juntos, tal vez por miedo que se iban a hacer muecas. Por esto fue tan insulso el foro.

¡Y ahora vienen ustedes, la máxima autoridad electoral, y prohíben que un candidato hable al otro! ¿Hasta dónde quieren llevar esta farsa, señores magistrados?

¿Hasta qué punto perverso ustedes van a cerrar los ojos ante la inconstitucionalidad del comportamiento del Presidente de la República, y regalarles penaltis al candidato que este señor apoya? Menos mal que la consigna del FMLN es "juego limpio"... Claro, con el árbitro de tu lado no hay foul que te piten. La nueva definición de "juego limpio" es que el árbitro es tuerto...

Asuman su rol de árbitro, magistrados. Saludos, Paolo Lüers