Medio ambiente y libre comercio

La protección del medio ambiente y libre comercio, no son temas contradictorios; por el contrario son asuntos íntimamente vinculados y que han cobrado conforme al paso del tiempo, mayor importancia y conexión, debido a la toma de conciencia de que el progreso económico no puede lograrse a costa de la degradación irreversible del medio ambiente y el sacrificio de la biodiversidad; por lo que el desarrollo económico y social debe integrarse con la protección del medio ambiente.

Dentro del marco legal de la Organización Mundial de Comercio (OMC) --si bien es cierto no existe un acuerdo especial relativo al tema-- se reconoce el derecho de los países miembros de adoptar las medidas necesarias para la protección del medio ambiente y de sus recursos naturales; con la condición de que ello no implique un trato no discriminatorio (respeto a los preceptos de Trato Nacional y Nación más Favorecida); así como la adopción de estas medidas no conlleve a un proteccionismo encubierto que obstaculice el comercio.

El artículo XX del Acuerdo General sobre Tarifas y Comercio (GATT) consagra en sus literales "b" y "g" el derecho de los gobiernos de adoptar las medidas "necesarias para proteger la salud y la vida de las personas y de los animales o para preservar los vegetales" y "las medidas relativas a la conservación de los recursos naturales agotables".

Varias disputas sobre este tema han sido tratadas conforme al Procedimiento de Solución de Diferencias de la OMC, y sus resoluciones han confirmado los preceptos relacionados sobre la materia. Dentro de los casos más importantes tenemos: a) Comunidades Europeas, medidas que afectan al asbesto; b) Estados Unidos, prohibición de las importaciones de determinados camarones y productos del camarón; y c) Estados Unidos, pautas para la gasolina reformulada y convencional.

En el procedimiento de solución de diferencias del GATT (sustituido por el de la OMC en 1995), uno de los casos más importantes fue el denominado "Estados Unidos, restricciones a la importación del atún".

En 1995 se creó el Comité de Comercio y Medio Ambiente, que es el foro permanente que promueve el diálogo sobre el efecto de las políticas comerciales en el medio ambiente y las políticas ambientales sobre el comercio.

El artículo XXIV del GATT, consagra y permite dentro del marco del sistema multilateral de comercio y la OMC, la coexistencia de acuerdos regionales de integración y tratados de libre comercio como el DR-CAFTA. Este tratado contiene un capítulo de protección ambiental (XXVII), que reconoce el derecho de los estados, de establecer sus propios niveles de protección ambiental y sus políticas y prioridades de desarrollo, así como de adoptar o modificar, consecuentemente, sus leyes y políticas ambientales; garantizando que éstas proporcionen y estimulen altos niveles de protección. En síntesis, obliga a los estados a cumplir con las leyes nacionales y tratados internacionales ya existentes en la materia.

Finalmente, es importante citar que la Cumbre de Río de Janeiro de 1992, que es la declaración de principios más trascendental sobre desarrollo sostenible (sin desmeritar importancia a las cumbres de Estocolmo de 1972 y Johannesburgo de 2002), estableció en el principio dieciséis que la protección del medio ambiente (en los términos del precepto) no debe constituirse en un obstáculo que afecte el comercio internacional.

*Dr. en Derecho con especialización en Arbitraje Comercial Internacional. lantan@telesal.net