El benigno CO2, a pesar de "los calentólogos"

LA MEJOR FÁBULA DE NUESTRO TIEMPO Las emisiones de CO2 de origen humano son apenas el 3 % del dióxido de carbono que ingresa anualmente a la atmósfera, mientras que las de origen natural son el 97 %. Además el C02 no es, ni ha sido nunca un contaminante

Yahora, con una sonrisa, diré que la mayoría de los climatólogos están de acuerdo en que la temperatura de la Tierra se ha incrementado alrededor de un grado en el último siglo. El asunto no es eso, sino en qué medida dicho calentamiento se debe a la actividad humana.

Las emisiones de CO2 de origen humano son apenas el 3% del dióxido de carbono que ingresa anualmente a la atmósfera, mientras que las de origen natural son el 97%. Además el C02 no es, ni ha sido nunca un contaminante. Afirmar que lo es, demuestra una gran ignorancia. El agua tiene muchísima más capacidad de calentamiento como gas de efecto invernadero y nadie dice que sea un contaminante.

Actualmente, el CO2, está en niveles de 380 partes por millón. ¿Esto qué es? Las partes por millón se refieren a la proporción del número de moléculas de dióxido de carbono en relación con otras moléculas en la atmósfera. Y según los alarmistas lo normal sería que tuviera solo 350 partes por millón. Lo que les alarma es que haya aumentado en un horroroso 0,0003% !!

Eigil Friis-Christensen (Director de the Danish National Space Cente) como la mayoría de los climatólogos honestos dice que lo que más influye en el cambio de temperatura media de la Tierra es la actividad solar, la actividad de las manchas solares, el magnetismo solar, que además también regula la formación de nubes, mucho más importantes para el efecto invernadero.

Piers Corbyn.- (Meteorólogo y astrofísico inglés). No sólo está de acuerdo en la importancia de la actividad solar sobre el clima sino que ha ganado dinero pronosticando sobre el tiempo basándose en los datos solares.

Dr.Richard Lindzen.- Profesor de Ciencia Atmosférica en el MIT (Massachussets Institute of Technology), afirma, con otros muchos, que la temperatura media global ha crecido alrededor de 0.6ºC durante el siglo pasado, creciendo significativamente entre 919 y 1940, disminuyendo entre 1940 y mediados de los 1970s, creciendo otra vez, y permaneciendo esencialmente planas en los últimos 10 años, desde 1998.

Dr.Tim Patterson,- (Profesor de ciencias de la Tierra en la Universidad de Carleton) dice también: Desde cerca del 900 DC hasta el 1300 DC, durante el Período Cálido Medieval (también conocido como Pequeño Óptimo Climático) la Tierra era más caliente que ahora. En el Siglo 20, la temperatura media global subió unos 0,7°C, después de un período frío de 700 años llamado La Pequeña Edad de Hielo. Únicamente el Siglo XX podría tener un componente humano atribuible al uso de combustibles fósiles, que aumentó agudamente después de 1940. Una mirada más cuidadosa de los registros de la temperatura del Siglo 20 muestran tres nítidas tendencias: Primero, una tendencia de 0.5°C al calentamiento que comenzó a fines del Siglo XIX y tuvo su pico hacia 1940. Luego, cuando creció la industria y los vehículos a gasolina, las temperaturas bajaron desde 1940 hasta fines de los años 70. Temores por la llegada de un nuevo período glacial dominó los años 70s cuando las pesquerías de Islandia fueron destruidas por el avance de los hielos polares, los inviernos de Norteamérica fueron desusadamente fríos, y se reconoció finalmente que la temperatura global había disminuido de manera sostenida entre 1940 y 1975. Luego una tercera tendencia al calentamiento ocurrió desde 1976 hasta 1986, después de la cual el aumento ha sido muy pequeño.

Termino con otra sonrisa burlona contra los calentólogos del IPPC (Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático) de la ONU, que estimaban un aumento de 0,2 ºC de 1999 a 2008; pero según los cálculos más exactos del Hadley Centre, la subida fue sólo de 0,07 ºC, y si se descuentan los efectos de los fenómenos El Niño y La Niña, la variación en ese periodo resulta prácticamente nula (¡+0,006 ºC!). El I.P.P.C. lectores, no es algo científico; es un negocio y una cerrada ideología, afín o parte de la cultura de la muerte.

*Dr. en Medicina.

Columnista de El Diario de Hoy.

luchofcuervo@gmail.com

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.