Buscando nuevas herramientas de combate al crimen organizado

Una de las formas para debilitar al crimen organizado es despojarlo de las ganancias de sus actividades ilícitas. La idea es que el Estado adquiera todas aquellas pertenencias logradas con dinero mal habido, buscando debilitar la cadena del crimen. Este planteamiento ha sido objeto de varios proyectos de ley, sin que a la fecha se le haya dado el impulso necesario para convertirlo en un cuerpo normativo que guarde lo recomendado por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito.

Países suramericanos como Colombia desde 1996, y Perú desde 2008, la han puesto en práctica dentro en sus estrategias de combate al crimen organizado y los carteles de las drogas. En épocas más recientes, también se ha implementado en México, Guatemala y Honduras.

La redacción de una Ley de Extinción de Dominio debe ser cuidadosa para guardar el balance entre la defensa a la propiedad privada, el principio de presunción de inocencia y la garantía de un proceso autónomo e independiente, en donde se persigue lo ilícito. Por contener aspectos innovadores, los legisladores tienen que estudiar muy bien la temática, buscando su armonía y coherencia con nuestro ordenamiento jurídico. Además se deben asegurar espacios de transparencia y rendición de cuentas para los funcionarios e instituciones encargados de su aplicación.

Si bien suena muy atractivo, la aplicación práctica de un instrumento de esta naturaleza impone nuevos retos al Estado, tal y como el manejo adecuado del proceso judicial con las garantías del caso; la administración de los bienes, tanto si se gana el juicio, como si se pierde, pues sería injusto que se devuelvan deteriorados por mal cuido. También debe buscarse que esta fuente de recursos no sea una puerta para la corrupción, a través criterios poco claros en áreas como reglas de valúo, procedimientos para la liquidación, el cuidado de los bienes, etc.

Otro punto a valorar es el manejo adecuado del levantamiento del secreto bancario. Este aspecto suele ser bastante discutido por la afectación que se hace al derecho constitucional a la intimidad; sin embargo, es a través de investigaciones de carácter bancario que se pueden hacer hallazgos importantes para combatir el crimen organizado. Igualmente ocurre con el seguimiento a temas relacionados con la tributación o pago de impuestos de los sujetos de investigación, pues le debe seguir el rastro al dinero. Se debe incursionar con suma precisión y con orden judicial para trabajar ordenadamente, de tal forma que ese tipo de investigación, se realice con respeto al debido proceso. Inquieta que en la Asamblea se tome a la ligera una reforma tributaria con el objetivo de divulgar información de datos fiscales de contribuyentes.

En la Asamblea Legislativa se están viendo actuaciones opacas e ilegales como la reciente negativa a dar a conocer información pública sobre el nombre y salarios de los asesores parlamentarios, causando una nueva confrontación con el joven Instituto de Acceso a la información Pública. Por eso se debe resaltar que no sólo es tarea de crear leyes, sino que cumplirlas con profesionalismo y probidad.

En este contexto se debe analizar que la aplicación de esta ley requiere de una institucionalidad funcional. Los entes relacionados son la Fiscalía, Policía, Ministerio de Justicia y Seguridad Pública, así como el Órgano Judicial. Se presenta el reto de establecer nuevos tribunales y cámaras especializadas, así como la creación de un Consejo de Administración de Bienes en Extinción, en donde haya un ambiente de trabajo colaborativo y efectivo.

Los desafíos para El Salvador son muchos. No sólo existe la incursión cada vez más visible del narcotráfico y crimen organizado con sus tentáculos en actividades comerciales y blanqueo, sino que también hay un fuerte debilitamiento institucional. Se advierte cómo se gastan esfuerzos y energías en la confrontación, desenfocando la agenda nacional de temas de gran trascendencia, permitiéndole así a lo ilícito y obscuro a actuar a su antojo.

*Columnista de El Diario de Hoy.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.