Efemérides de agosto

Era un niño de 14 años entrando a la adolescencia y sus amigos de juego le retaban a atreverse a enamorar a la muchacha de la tienda. Ella era una joven blanca de 21 años. El niño apenas se atrevió a silbarle su hermosura. El gesto transformó a la joven, quien de inmediato fue al interior de la tienda para volver con una pistola en mano. Los chicos corrieron a sus casas.

Pero las cosas no terminaron allí. Días después, dos hombres llegaron a secuestrar al jovencito. Le condujeron a un granero solitario donde le sacaron un ojo y lo golpearon en el rostro hasta matarlo. Le remataron disparándole un tiro en la cabeza. Luego le ataron con alambre de púas una pieza metálica de 70 libras al cuello y lo arrojaron al fondo del río de la localidad. El cuerpo fue localizado tres días después.

Los dos hombres fueron capturados y el tribunal de conciencia apenas demoró una hora en declararlos inocentes. Unos meses después, en una entrevista para un medio, sabiendo que no podían ser juzgados dos veces por el mismo delito, los dos reconocieron haber cometido el asesinato.

Todo esto sucedió nada menos que en los Estados Unidos. El niño era Emmett Till y su "crimen" fue el color de su piel. Era un niño negro pretendiendo a una blanca en un país de segregación racial.

Su asesinato ocurrió el 28 de agosto de 1955, una época cuando los linchamientos de afroamericanos no solían ser castigados por la ley. Entre 1882 y 1963 casi 3,500 negros fueron linchados. Con frecuencia los cadáveres permanecían colgados de los árboles como advertencia para los demás.

El asesinato de Emmett Till fue uno de los detonantes de la lucha por los derechos civiles. Desde principios del Siglo XIX los negros habían roto con las iglesias de blancos para formar las propias. En las iglesias fortalecieron su identidad, aprendieron a organizarse, reclutar y levantar fondos para montar protestas y sacar a sus compañeros de la cárcel. No fue accidental que muchos líderes del movimiento, tales como Martin Luther King Jr., fueran predicadores o ministros.

Los centros de organización fueron las iglesias, los discursos una mezcla de sermón y discurso político, los cantos de las marchas himnos del culto evangélico. El método de lucha fue la no-violencia inspirada en el modelo de Jesús y Gandhi.

Comenzó con expresiones de desobediencia civil como sentadas de jóvenes en restaurantes sólo para blancos de donde eran llevados a las cárceles, el negarse a ceder el asiento en un autobús a un blanco por parte de la señora Rosa Parks, quien también fue llevada a prisión. Luego el boicot al transporte público en Montgomery que fue una de las primeras victorias del movimiento y que consolidó a King como líder nacional.

El movimiento creció hasta desembocar en la gigantesca marcha de 250,000 personas sobre Washington, otro 28 de agosto pero de 1963, al final de la cual King pronunció su famoso discurso "Yo tengo un sueño". Gracias a la entonces nueva tecnología del satélite Telstar el discurso fue escuchado más allá de los Estados Unidos potenciando el poder de la palabra.

Las leyes segregacionistas fueron anuladas y se otorgó el derecho igualitario al voto a los negros. Ocho años después del cruel asesinato del niño Emmett Till, su muerte había producido fruto.

*Pastor general de la misión cristiana Elim.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.