Mitosfky, pleitos y el receso

"Intento gastarme (en un segundo período) el capital político con el que cuento", dijo George W. Bush la noche que ganó su reelección como presidente de los Estados Unidos. Dicho y hecho, se lo gastó --por sobre todo-- en lo que consideró era su misión en el contexto de la guerra global contra el terrorismo. A juzgar por lo que hizo el presidente Obama en cuanto tuvo confirmación de la muerte de Osama bin Laden: agarrar el teléfono y hablarle a su antecesor para darle la noticia, pienso que la historia terminará siendo un tanto más bondadosa con el legado de George "W".

El aniversario de "Conversando con el presidente" que ha venido anunciando el gobierno me trajo la anterior figura a la mente pues, según la última investigación de opinión pública de Consulta Mitofsky, el presidente Funes ha bajado diez puntos de noviembre a la fecha. Cierto es que de manera sostenida la gente viene evaluando mal la gestión del gobierno, por lo que relevantes siguen siendo los buenos números del presidente (64%), pero quizá el programa radial sabatino, al convertirse más en un "Aló presidente", podría estar empezando a costarle adeptos. Una cosa es "tener carácter" y otra la diatriba desde el solio presidencial.

La gente, en realidad, está hastiada de pleitos --muy pocos comen de ello-- y lo que demanda es que se busque ayudarles a resolver sus principales problemas como son la inseguridad, la falta de empleo, el precio de la canasta básica, medicinas en los hospitales, la situación de pobreza crónica. Y esto no se logra con más pleito, ni generan estabilidad los dimes y diretes; requerimos estabilidad para obtener mayores grados de inversión que permitan generar empleo. De mayores niveles de seguridad física, de seguridad jurídica, que nos posibilite recuperar la confianza y el optimismo de que sí se puede sacar adelante al país.

Otro hallazgo importante de Consulta Mitosfky, faltando un poco más de seis meses para ir a las urnas --aún es temprano para dar algo por definido--, es que según esta encuesta, la lucha estaría entre los candidatos de los dos principales partidos, apoyados por sus estructuras a nivel nacional. La investigación de opinión pública refleja a su vez que en un escenario de segunda vuelta, si la elección hubiese sido este mes, el candidato de la oposición ganaría los comicios cómodamente ante cualquiera de los otros dos candidatos, y el candidato del partido oficial la perdería en ambos casos.

A la víspera de las vacaciones agostinas, segundo receso del año, me imagino que los equipos de campaña tendrán un importante accionar estratégico en estos días de feriado para entrar de lleno a los últimos meses de campaña de lo que queda del año. Terremotos políticos siempre pueden haber pero debería ser en este segundo semestre de 2013 cuando deberían definirse las tendencias para la elección del 2 de febrero de 2014. Día "D" y sus ajustes logísticos es lo que quedará para el próximo enero y en el caso de quien o quienes se hayan ido quedando en el camino, a esperar que llegue el terremoto político que difícilmente llega.

Propuestas, que no es lo mismo que promesas; equipo humano, que le dé confianza a la gente para la tarea que se requiere realizar por el país y sintonizar con los votantes, más allá de los respectivos votos duros, deberían ser algunos de los puntos de medición para estos próximos meses.

Veremos.

*Director Editorial de EL DIARIO DE HOY.