¿Metidas de pata?

Esta semana inició con dos agradables noticias: el veto del presidente Funes al incalificable decreto 412 y la admisión, por parte de la Sala de lo Constitucional, de un recurso en contra del repudiado FONAT. Ambos hechos son dignos de analizar y aplaudir, ya que la ciudadanía se había pronunciado reiteradamente en contra de semejantes barbaridades.

Las razones jurídicamente sustentadas que dio el presidente para ejercer el veto, se quedan cortas a todas las que, indignadamente, enarboló la ciudadanía. Renombrados juristas hicieron análisis que no dejaban lugar a dudas y pedían directamente que se vetara esa monstruosidad. Ni mencionar las burlas, descalificaciones, protestas, comparaciones y epítetos que el tal decreto mereció, al grado de ser nombrado por Salvador Samayoa (con ingenio y justicia) como el "excreto 412". Finalmente, pasó al cesto de la basura, como le correspondía desde un inicio.

Lo del FONAT todavía tiene un buen trecho por recorrer, pero confiamos en que tenga igual destino. La Sala de lo Constitucional, al admitir la demanda, ha mencionado exactamente lo mismo que Juan Pueblo ha venido repitiendo: es otro impuesto, llamado eufemísticamente "contribución solidaria", cuando ya pagamos impuestos para que el Ministerio de Salud atienda a los enfermos (sea por causas naturales, por accidentes, por ser víctima de un atentado criminal, etc. No hay discriminación); pagamos el FOVIAL, el FOSALUD, el subsidio al transporte público en cada galón de combustible que compramos, etc.; además, los ciudadanos responsables también pagamos seguros privados para responder ante terceros. Y, ¿todavía vamos a pagar por los accidentes que otros causen? Sin añadir que ese impuesto, aparte de llevar millones al Ejecutivo para seguirlo malgastando, no resolverá ningún problema, como sí lo hacen los seguros privados.

A propósito, creo recordar que existe en la Asamblea un proyecto sobre "Seguro Obligatorio"; anteriormente se le mencionaba con frecuencia, pero ahora, con las grandes pensadas que estrujan tan brillantes cerebros para terminar pariendo un FONAT, eso ha pasado al olvido. ¿Por qué no lo reviven? Esgrimirán la cantaleta de que "encarecerá la vida", pero eso no les importa cuando aprueban más créditos, bonificaciones inmerecidas, viajecitos principescos y todo el despilfarro a que están acostumbrados. Seamos claros: el FONAT es un gasto, mientras que un seguro que sí responda, es una inversión; ¡he allí la diferencia! (¿Será que esperan la inauguración de Alba-seguros?)

Está por verse qué inventarán para la enésima elección de los magistrados de la Corte de Cuentas de la República y la del Procurador General; tomarse tanto tiempo para estos casos (cuando no se lo toman para estudiar las leyes que aprueban) no será para escoger a los mejores, ni para hacer un proceso ejemplar, sino para salirse con la suya.

Todo lo mencionado, unido a otras barbaridades que semana a semana emanan de la Asamblea, propiciadas por "el bloque", nos hace preguntarnos: ¿por qué "meten la pata" constantemente, si todos ellos tienen experiencia política y conocen el repudio que sus acciones causan? ¿Por qué?

La única explicación es que "el bloque" debe estar realizando acciones tan sumamente graves contra nuestro país, que para ocultarlas nos tienen ocupados, señalando visibles arbitrariedades y atentados -- cada vez más serios y ofensivos-- contra nuestra institucionalidad.

Pido por favor, a nuestros excelentes analistas que se preocupan por salvar a El Salvador, que estudien qué nueva barbaridad podrían estar tramando.

*Columnista de El Diario de Hoy.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.