OTROS EDITORIALES

La diabetes: Una epidemia mundial

Por Pedro Urquilla* Martes, 16 de Julio de 2013

El número de personas diabéticas en el mundo ha alcanzado proporciones epidémicas desde hace varios años. El número de adultos con diabetes a nivel mundial en 1995 fue estimado en 135 millones, que equivale a 4% de la población total de adultos; en el año 2010 fue de 285 millones (6,4%), y en el año 2030 la proyección es de 439 millones (7,7%). Esta información sobre prevalencia de diabetes proviene de estudios epidemiológicos patrocinados por la Federación Internacional de Diabetes, la Organización Mundial de la Salud e instituciones académicas.

Los estudios epidemiológicos evalúan publicaciones sobre la prevalencia de diabetes en los países donde esa información está disponible, y esa información se aplica a otros países de la misma región geográfica, cuyas características étnicas y socioeconómicas son similares. Un aspecto importante de las encuestas sobre prevalencia de diabetes es que las encuestas incluyen casos con diagnóstico previo y casos que se descubren al medir la glucosa en sangre durante la encuesta. En estos estudios, 50% de las personas con diabetes no sabían que padecían de la enfermedad hasta que participaron en las encuestas.

Ochenta por ciento de las personas diabéticas en el mundo viven en países de bajos o medianos ingresos, donde los presupuestos de salud son limitados, la infraestructura de servicios de salud insuficiente, y donde los estados enfrentan la doble carga de enfermedades infecciosas y de enfermedades no infecciosas y crónicas, como la diabetes. Entre los años 2010 y 2030, el número de personas con diabetes aumentará más en los países en desarrollo que en los países desarrollados, y el grupo más afectado es el de las personas que están en la edad en que se puede trabajar.

La epidemia mundial de diabetes se atribuye a factores demográficos y a factores de riesgo de adquirir la enfermedad. Los factores demográficos incluyen un aumento en el promedio de vida de las poblaciones y un aumento en el número de personas que viven en áreas urbanas. El efecto de la mayor expectativa de vida se explica por el hecho que la diabetes es más común en los adultos mayores que en los jóvenes. El efecto de vivir en áreas urbanas está relacionado con la menor demanda por actividad física en los residentes de las ciudades o pueblos que en los residentes del área rural.

Los factores de riesgo más importantes son la vida sedentaria, una dieta no saludable, y el sobrepeso y la obesidad. En El Salvador, factores demográficos y de riesgo contribuyen a la alta prevalencia de diabetes. La Organización Mundial de la Salud indica que en nuestro país la expectativa de vida al nacer es de 72 años, la residencia en áreas urbanas es de 65% de la población, y la tasa de obesidad en adultos es de 25 a 27%.

En El Salvador, de acuerdo a la Asociación Salvadoreña de Diabetes (ASADI), hay alrededor de 800,000 personas con diabetes. Esta cifra es alarmante y representa una situación critica para nuestro país. Esta situación se vuelve aún más seria cuando se considera que los gastos en salud por habitante en El Salvador son de los más bajos de la región (datos de la Organización Mundial de la Salud).

Yo creo que para enfrentar la diabetes desde un punto de vista de salud pública es indispensable que las organizaciones profesionales médicas, las Escuelas de Medicina, el Ministerio de Salud y el Instituto Salvadoreño del Seguro Social unan esfuerzos a fin de implementar un programa coordinado de prevención y control de la diabetes en El Salvador. (Foster City, California).

*Dr. en Medicina.

EL DIARIO DE HOY NO SE HACE RESPONSABLE POR LOS COMENTARIOS DE SUS COLABORADORES