OTROS EDITORIALES

Cuatro años de fracasos del sistema de salud

comentando Sin duda han sido cuatro años de fracasos. El gobierno del cambio se quedó en promesas incumplidas, fraude y engaños. Del programa Madre Feliz ya ni hablan, la reforma de salud es inexistente, los hospitales y las Unidades de Salud sigue sin medicamentos e insumos

Por Enrique Valdés* Lunes, 17 de Junio de 2013

Un gobierno que nos dijo que sería del cambio. Un gobierno que nos dijo que no podía equivocarse. Cuatro años después es un gobierno que incumplió sus promesas, engañó a la población y nos deja un sistema de salud colapsado, un recurso humano frustrado y un pueblo sufriendo, abandonado y sin esperanzas.

Cuando el gobierno del FMLN tomó posesión en junio de 2009, recibió el país con un índice de mortalidad de 5.47 por cada mil habitantes y un monto de $ 60.7 millones en el presupuesto destinado para la compra de medicamentos. Hoy, el índice de mortalidad alcanza la cifra de 5.63, es decir, hemos retrocedido 6 años, al índice que teníamos en el 2007; pero lo más indignante es que el presupuesto destinado para medicinas se ha reducido a $ 29 millones, menos de la mitad con la que recibieron el país.

Debo admitir que el presupuesto en salud registra un incremento de $ 393.4 millones en 2009 a $ 565.62 millones en este momento. ¿Por qué entonces el dinero no está invertido en medicamentos? La respuesta es simple, ya que la mayor parte del presupuesto se destina al pago de 4 mil 146 nuevas plazas, que dan respuesta al clientelismo político y a la partidocracia, en detrimento de la meritocracia y de las necesidades de los pacientes.

Hace ocho meses, con los votos de ARENA, la Asamblea Legislativa aprobó $ 80 millones para el equipamiento de los hospitales y se evitó el despilfarro de $ 800 mil que las autoridades de salud tenían previsto para la remodelación de sus oficinas. Sin embargo, los pacientes con cáncer todavía esperan su bomba de cobalto. ¿Quién vencerá? ¿El cáncer o la incapacidad?

Las autoridades de salud prefieren mirar para otro lado y reaccionan con violencia y amenazas cuando en los medios de comunicación pudimos ver pacientes en el suelo. Mi condición de médico me llevó recientemente al Hospital Zacamil, para expresarle a los pacientes ánimo y mi muestra de solidaridad ante la deficiente atención que reciben, y con tristeza presencié el dolor de los pacientes instalados en el suelo de los pasillos del nosocomio esperando ser atendidos.

Deseo públicamente hacerle un reconocimiento a todo el personal médico, enfermeras y empleados que laboran en condiciones difíciles, pero que su calidad humana los lleva a trabajar hasta con las uñas para atender la demanda, debido a que se carece de materiales como bolsas de colostomía, sueros y medicinas.

Estamos por terminar un quinquenio que será recordado por un incremento del dengue en un 300% respecto al quinquenio anterior, cifra que nos ubica con profunda vergüenza como el país con más casos de dengue en toda la América Latina.

Según documentos oficiales del Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS), a los que internamente denominan "Reporte de los críticos", es alarmante y se evidencia la falta de medicamentos en los hospitales y en las unidades médicas del Seguro Social; pero además, hemos visto a los pacientes ingresados en camillas en condiciones deplorables. Las citas médicas siguen siendo asignadas en periodos sumamente largos y el paciente sometido a una mala atención.

Cuando alguien no recibe un buen servicio por algo que ya pagó por anticipado, eso se llama ESTAFA y de eso continuarán siendo objeto los derechohabientes que representan el 23% de la población.

Con el Certificado de Garantía de la Salud, se buscaba resolver este problema y terminar con la Estafa, pero el proyecto fue enviado sin discusión ni análisis al archivo de la Asamblea Legislativa con los votos de los diputados del FMLN y sus Aliados, esto evidencia su falta de sensibilidad social, y su ausencia de compromiso por la salud de los derechohabientes.

Sin duda han sido cuatro años de fracasos. El gobierno del cambio se quedó en promesas incumplidas, fraude y engaños. Del programa Madre Feliz ya ni hablan, la reforma de salud es inexistente, los hospitales y las Unidades de Salud sigue sin medicamentos e insumos. En conclusión han sido incapaces de brindar una adecuada atención médica a los pacientes.

Basta revisar las opiniones públicas de los diferentes actores sociales en relación con los cuatro años del actual gobierno en materia de salud para ratificar lo expuesto. Así, para FUSADES "son cuatro años de desabastecimiento y una reforma de salud incompleta"; según el Colegio Médico, "buenas intenciones, muchas ofertas, pero fallaron en la gestión"; a juicio del jefe del Departamento de Salud de la UCA: "No ha habido ningún logro gubernamental", y cierro con el sindicato de médicos del Hospital Rosales: " Ha sido una gestión deficiente".

*Diputado presidente de la Comisión de Salud.Cuando alguien no recibe un buen servicio por algo que ya pagó por anticipado, eso se llama ESTAFA y de eso continuarán siendo objeto los derechohabientes que representan el 23% de la población

EL DIARIO DE HOY NO SE HACE RESPONSABLE POR LOS COMENTARIOS DE SUS COLABORADORES