Unas letras impregnadas de amor a mi papá...

Por Lisseth Quijano Domingo, 16 de Junio de 2013

Tengo 32 años de conocerte y cada día me sorprendo más de lo que eres capaz de hacer.

Para nosotras, tus hijas, eres un ejemplo de superación y motivo de gran orgullo. Tu trabajo, esfuerzo y sacrificio de toda una vida ha dado fruto y estás ahora ostentando la candidatura a la máxima magistratura de nuestro país.

Hace unos días me preguntó un periodista a qué adjudicaba yo tu éxito y le dije:

1. A tu fe inquebrantable en Dios, tu nos enseñaste a tener a Dios como centro de nuestro hogar y centro de nuestros corazones y en El estamos confiando éste que no es tu proyecto de vida nada mas, ni el proyecto de nuestra familia sino el proyecto de todos nosotros los Salvadoreños que amamos a nuestra querida patria y que queremos lo mejor para ella;

2. A que nunca olvidas tus orígenes y las enseñanzas de tus padres, pues naciste en un hogar muy humilde, pobre en posesiones materiales pero muy rico en amor, en principios y valores. Papa Toño, mi abuelito, con su sencilla ocupación de Telegrafista te solía decir que no te heredaría con grandes propiedades ni cuentas bancarias con miles de colones, que tu única herencia sería un nombre y un apellido digno que el cuidó hasta el último día de su vida, y vaya que has honrado la memoria de tu padre, dándote a conocer a lo largo y ancho de nuestro país como un verdadero SERVIDOR PÚBLICO, HONESTO Y TRABAJADOR;

3. A tu tenacidad, pues eres obstinado a la hora de perseguir tus objetivos y conquistar tus sueños. Te formaste en instituciones educativas públicas, cuando la educación pública era de la más alta calidad, graduándote de Bachiller de la República en el Instituto Nacional Francisco Menéndez, y como Odontólogo de la Universidad de El Salvador, jugaste fútbol para poder costear tus estudios, y desde entonces nunca has dejado de prepararte académicamente, tanto a nivel nacional como internacional, eres el vivo ejemplo que el estudio es la clave del éxito. Por eso es que en Plan País uno de los pilares fundamentales será precisamente la EDUCACIÓN, porque estoy segura que quieres que todos tengamos las mismas oportunidades que tuviste tu para salir adelante en la vida y porque sabes que solo dotando de una educación de calidad a nuestras futuras generaciones es que podremos ver a nuestro querido EL SALVADOR PROGRESAR, DESARROLLARSE Y VIVIR EN PAZ;

4. A tu alto sentido de responsabilidad en el cumplimiento del deber. Quince años fungiste como Diputado de la Asamblea Legislativa, y te destacaste siempre por tu responsabilidad a la hora de atender tus compromisos inherentes al cargo, y legaste a nuestra generación de grandes cuerpos normativos y siempre defendiste inclaudicablemente nuestro sistema democrático y de libertades; 5. A que eres un trabajador incansable. Contra todo pronóstico, contra viento y marea le arrebataste el bastión que había estado en manos del FMLN por doce años consecutivos y te elegimos Alcalde de nuestra ciudad capital en el año 2009. Hiciste grandes transformaciones desde tu primer período como Alcalde, y te ganaste con tu trabajo el corazón de los capitalinos, porque desde que te elegimos como Alcalde te dedicaste a gobernar no para beneficiar a un partido político sino a gobernar para todos y cada uno de los capitalinos sin distingos partidarios, prestando servicios de calidad y hoy admiramos tu hermosa obra en 4 años nos dejas un SAN SALVADOR, LIMPIO ORDENADO Y SEGURO!;

y 6. A que siempre has abandonado tu interés y comodidad personal, para hacer lo que más amas y que se ha convertido en tu único vicio: Servir a Tu País.

Papá, yo te conocí como odontólogo de gabacha blanca todavía con tu pelo negro, de barba y bigote negro espeso y recuerdo que en tu clínica tenías colgado un cuadro con un pensamiento que se ha convertido en el lema de tu vida que decía: "TODO HOMBRE DEBE DECIDIR UNA VEZ EN LA VIDA, SI SE LANZA A TRIUNFAR, ARRIESGÁNDOLO TODO, O SE SIENTA A CONTEMPLAR EL PASO DE LOS TRIUNFADORES".

Tú eres es un triunfador, eres mi orgullo y el de toda nuestra familia. Como padre eres el mejor papá del mundo, nos rodeaste de mucho amor, aplaudiste nuestros triunfos desde la primera fila, nos levantaste cuantas veces caímos, cuando tuviste que reprendernos e imponer disciplina no lo dudaste, siempre nos has apoyado a alcanzar cada una de nuestras metas y hacer realidad nuestros sueños, y hoy en nuestra etapa adulta eres nuestro mejor amigo, nuestro consejero, confidente y nuestro ejemplo a seguir.

Nos criaste no sólo como mujeres de bien sino productivas para nuestro país. No sólo nos heredaste esta naricita que nos distingue y estas canas que tengo que pintar a mi corta edad, sembraste bien y cosechas hoy en todas tus hijas un gran amor por nuestro país y un gran deseo de servirlo. Gracias por siempre tener tiempo para nosotras en tu apretada agenda.

Como abuelo eres el más primoroso de todos, me encanta encontrarte al llegar a mi casa tirado en el suelo jugando con tu nieta, y verte leerle al final del día un cuento y darle su último beso antes de dormir.

En el Día del Padre, con todo mi amor, quiero decirte que SOY TU PRIMERA CORRELIGIONARIA porque creo fiel y firmemente que NORMAN QUIJANO será el Presidente que marcará un nuevo rumbo en la historia de mi querido El Salvador, cuentas incondicionalmente conmigo y con toda nuestra familia para que ¡juntos recuperemos a El Salvador!

Liss.

EL DIARIO DE HOY NO SE HACE RESPONSABLE POR LOS COMENTARIOS DE SUS COLABORADORES