Elección responsable de la Corte de Cuentas¡ El teleférico !

Sigue empantanada la elección de los Magistrados de la Corte de Cuentas con las tan comentadas resistencias de la Asamblea Legislativa a acatar el fallo de la Sala de lo Constitucional. El "conflicto entre órganos", es causado por la obstinación en nombrar personas incompatibles para el cargo debido a su cercanía con partidos políticos. El ánimo de cooptar la independencia del órgano fiscalizador de las cuentas del Estado indica que se continúa viendo como un botín político.

Es interesante señalar, que la Corte de Cuentas ha negado información escudándose, incorrectamente, en la irretroactividad de la Ley de Acceso a la información Pública (LAIP). El uso de estos criterios restrictivos de aplicación de la LAIP proyecta una institución que busca trabajar de espaldas a la ciudadanía.

Se puede observar el caso chileno, donde su Contraloría General trabaja con un espíritu diferente: desde hace varios años ha creado verdaderos espacios para atraer la apertura ciudadana. Llenando un sencillo formulario en línea, cualquiera puede interponer una denuncia y promover investigaciones. Esto equivale a encontrar un auxiliar de auditor en todo ciudadano preocupado por el buen manejo de los fondos públicos e implica abrazar una nueva cultura de participación ciudadanía y no acorazarse.

El portal chileno, además, provee privacidad a las denuncias ciudadanas, con acreditaciones internacionales sobre su manejo. No sólo garantizan los datos personales de los denunciantes, sino que la eficiencia de su denuncia, pues en menos de diez días se responde sobre la forma en que se procederá en su caso. En apenas seis meses desde el inicio de esta dinámica se han recibido más de 1,000 denuncias o sugerencias de fiscalización.

En palabras del Contralor chileno: "necesitamos información de mejor calidad que venga del ciudadano, que nos identifiquen los tópicos que son relevantes para el control y también oír lo que éste nos está diciendo".

Por otra parte en Costa Rica, el portal on line de su Contraloría, publica la jurisprudencia de sus Tribunales de Cuentas, de manera que cualquier ciudadano puede conocer la forma en que se resuelve. Al transparentar las motivaciones de las sentencias se permite evaluar la coherencia de los fallos. Además se brinda certeza jurídica de que los auditados no son perseguidos por aspectos políticos sino que son juzgados con criterios técnicos. También se publican informes sectoriales que abarcan temas de interés general tales como: la eficacia del gobierno para garantizar la calidad del agua; la fiscalización de los programas de cuidado y protección de la niñez o una auditoría a la Universidad Nacional de Costa Rica. Todos están disponibles para su lectura.

Contrasta el sitio web de nuestra Corte de Cuentas, el cual muestra como uno de sus logros un plan de control vehicular, pero sin publicar a la fecha ningún informe de auditoría o sentencia ejecutoriada. Irónicamente, se encuentra una sección de "Publicación de actas de sesiones ordinarias" en la cual, en contra de lo señalado en la LAIP y de su principio de máxima publicidad, argumentan que todo lo conversado en sus sesiones es información reservada y por lo tanto, están eximidos de presentarla. Otro ejemplo fehaciente de falta de apertura.

No obstante, las deliberaciones en la Asamblea sobre la elección, carecen de propuestas sobre cuál debe ser el giro institucional y las acciones a realizar. En vez de decantarse por dotar de legitimidad a la elección, la Asamblea -y particularmente los diputados del "bloque"- se resiste a permitir la independencia de la institución, buscando subterfugios para imponer personas que estén bajo su influencia.

¿Adónde están esos magistrados valientes, independientes y técnicos que le darán nuevos aires a esta institución? Se necesitan medidas creativas y exitosas, que no son exclusivas del Primer Mundo, sino que están en nuestra región. Cuáles son sus propuestas: ¿qué podemos esperar de los que salgan electos si su elección está viciada? El Salvador requiere de operadores que le den vida a esta institución.

*Columnista de El Diario de Hoy.