Con novedad en el Frente

Recientemente un analista sustentó con gráficos muy elaborados de las encuestas de intención de voto por candidato, su tesis de que si ARENA "sigue como va no va a ganar". Y pronostica que el Frente saldrá vencedor en una segunda vuelta en las elecciones del 2014.

Y digo que son gráficos muy elaborados ya que se tomó el trabajo de promediar resultados de diferentes casas encuestadoras, aplicando para derivar sus conclusiones métodos de proyección lineal simple para continuar sus líneas en el tiempo.

El analista utiliza la matemática gráfica para reforzar sus ponderaciones, tratando de sorprender con una proyección lineal simple.

Todo economista sabe que una serie en el tiempo de precios y cantidades, si bien pueden graficarse, ello no significa que este gráfico exprese el concepto de demanda. Es simplemente una serie de datos en el tiempo. La definición económica de demanda permite graficar las diferentes alternativas de cantidades de bienes o servicios que pueden ser adquiridos a diferentes alternativas de precio, en un momento determinado ("céteris páribus", las demás variables constantes). O sea, el concepto de demanda no está ligado a una simple serie de datos en el tiempo. Cada punto de la gráfica de demanda es una situación concreta, en la cual el consumidor reaccionará con una cantidad a demandar ante cada alternativa de precio.

Estas series de datos en el tiempo, llevadas a gráficas, para exponer la evolución relativa de la intención de voto por cada candidato, se vuelven poco útiles para una proyección en tiempo. Sólo la presunción explica el querer sorprender con esa matemática, la inteligencia y la buena fe de los demás.

Pongamos un simple ejemplo de lo que enseñan los estadísticos del sesgo básico de la proyección lineal simple: 10 operarios construyen una casa en 40 días. 20 la construirán en la mitad del tiempo. Por lo tanto 25 operarios se tardarán tan sólo 10 días. Y 30 la construirán en un instante, en cero días. Si bien, matemáticamente es correcto, no es realista. La ecuación lineal simple se vuelve falacia. Una paradoja entre la realidad y la matemática mal empleada.

Con ese método de proyección inapropiadamente aplicado, si las elecciones de segunda vuelta fuesen en abril 2013, Norman tendría cero votos… y el profesor, según este observador, tendría el 40%. Y en menos de dos años, el profesor tendría el 100% de la votación. Ni un hueso duro del Frente se lo cree. Matemáticamente correcto, pero la realidad lo lleva al absurdo. El analista, por lo visto está consciente del juego de palabras que armó, señalando que hay una estricción "…que los números no pueden sumar más de 100".

Si bien hay una actividad política electoral muy intensa hacia febrero 2014 de todos los partidos políticos, la campaña para llamar al voto todavía no ha comenzado. Ingenuo es pensar que "la reestructuración del partido, el lanzamiento del candidato a vicepresidente, el nombramiento de nuevos asesores políticos y el nombramiento de una comisión para que haga el plan de gobierno", cambiarán preferencias electorales. Son preparativos para desplegar el accionar de la maquinaria electoral partidaria, la que con buena oferta política garantiza atraer votantes para una victoria en el 2014.

Y sí hay novedad en el Frente. Se le están fugando votantes a las posiciones de ese partido que abandonó sus principios, políticos e ideólogos que hoy se alejan de ARENA, seducidos por su pragmatismo para sostener el poder. Olvidan que la fortaleza de los partidos está en sus bases y los votantes, quienes endosan su confianza el día de la elección. Una sabía enseñanza del fundador.

* Colaborador de El Diario de Hoy.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.