Preguntas claves para salvar la vida de Beatriz

Si es cierto que el cuadro de Beatriz, joven con 5 meses de gestación, que padece de lupus, se ha complicado con insuficiencia renal y preeclampsia, a tal grado que su vida está en juego, tal como afirman los medios de comunicación, ¿Por qué razón no ha sido ingresada en un centro hospitalario en la unidad de cuidados intensivos y en su lugar se ha permitido que Beatriz se aloje en la sede de una organización que aboga por el derecho al aborto?

¿Por qué se oculta el informe de perinatología? Este mismo ha sido solicitado por la Honorable Sala de lo Constitucional. Dicho informe es clave. Comprobará si sufre de todas las complicaciones mencionadas, si realmente se trata de una encrucijada entre la vida y la muerte, o si se trata de una campaña mediática estratégica y política para legalizar el aborto (que cuenta con la aparente complicidad de algunos funcionarios públicos).

Si es cuestión de vida o o muerte y se ha constatado sin ninguna duda que el bebé va a morir, ¿por qué razón las autoridades de salud no han procedido a efectuar la inducción de un parto inmaduro, intervención médica necesaria para salvarla?

¿Es necesario reformar la legislación para realizarla? ¿Es cierto que los médicos tienen las manos atadas?

¿Cuántos médicos han sido procesados penalmente en El Salvador por haber efectuado algún procedimiento médico necesario para salvar la vida de una mujer embarazada aunque hayan ocasionado involuntariamente la muerte de su hijo?

El Código Penal en su Título II Cap. II Art. 27 incisos 1 y 3 exime de culpas a los médicos cuando se ven forzados a intervenir de emergencia para salvar la vida de una paciente que se encuentra en peligro de morir, aunque como consecuencia indirecta y no deseada se cause un daño colateral que provoque la muerte del paciente nonato.

Muchos médicos gineco-obstetras nobles salvadoreños, frecuentemente, ante embarazos de alto riesgo, se ven obligados a llevar a cabo intervenciones o tratamientos que pueden perjudicar a su paciente no nacido, cuando no queda otra alternativa. Me refiero a embarazos ectópicos, mujeres con cáncer, lupus y otras enfermedades graves.

A diferencia de procedimientos, intervenciones, o tratamientos lícitos y éticos, un aborto "terapéutico" es un acto cruel y sanguinario que va dirigido contra el no nacido con una clara intención de matarlo, sin haber agotado todos los recursos para salvarlo y sin que se intente darle una oportunidad de vivir.

Todas las interrogantes deben ser aclaradas por las autoridades lo más pronto posible, antes de que innecesariamente sea muy tarde para Beatriz, y por supuesto, también para miles salvadoreños inocentes no natos que luego puedan ser sentenciados a muerte con un dictamen que permita el mal llamado aborto "terapéutico."

Hago un llamado a la prensa inquisitiva para que investigue a fondo y se nos brinden las respuestas.

*Abogada.