¡La vida de Beatriz nos importa, protéjanla!

Si Beatriz, la joven madre que padece de lupus y está embarazada con un bebé anencéfalo, realmente se encuentra en peligro de muerte; si se ha hecho todo lo humanamente posible por salvar su vida y la de su bebé y no queda más remedio que intervenirla para salvarla, aunque como resultado involuntario y no deseado su niño muera, que procedan a hacerlo.

Ante un cuadro agravado, a Beatriz y a cualquier mujer embarazada, se le puede inducir un parto inmaduro, procedimiento que no conlleva como fin eliminar la vida del bebé, sino salvar la vida de la madre. Según muchos juristas consultados por "Sí a la Vida", no existe ningún impedimento legal. Ante peligro de muerte, dicha acción no es punible sino un acto lícito y moral. En el Código Penal en su articulado de causas que eximen la responsabilidad penal, estan contempladas este tipo de disyuntivas. No hay médicos encarcelados por haber actuado en situaciones similares.

Por supuesto que nuestra legislación no exime al mal llamado "aborto terapéutico", que permite que directa y deliberadamente se asesine al más indefenso y vulnerable y ponga en peligro a la madre. No es necesario reformar las leyes tal como lo están pidiendo los grupos proaborto, abriendo así una ventana legal que pondría en peligro la vida de millones de bebés y la salud física y psicológica de sus madres.

En múltiples declaraciones vertidas por representantes de diferentes organizaciones hemos expresado nuestra preocupación primordial por el bienestar físico y emocional de Beatriz. Lamentablemente esto ha sido omitido en algunos medios de comunicación. Incluso, se le ha ofrecido ayuda para garantizarle la mejor asistencia médica y psicológica que su delicado estado requiere.

Hemos expresado que nos alarma y extraña el hecho que no se encuentre ingresada en la unidad de cuidados intensivos si su estado es tan grave como publican muchos medios. También nos preocupa QUE PARECE que Beatriz está siendo instrumentalizada.

Según el informe médico presentado ante la Honorable Sala de lo Constitucional, Beatriz ya cumplió 20 semanas de gestación con lo cual no tienen sentido las peticiones de legalizar el aborto, puesto que el procedimiento que aplicaría sería "inducir el parto".

Dicho informe menciona algunas complicaciones que podrían surgir en un futuro, durante el curso del embarazo. En ningún lado expresa que se ha agravado su estado de salud. Sin embargo, sin verificarse, se reporta en muchos medios que Beatriz sufre de complicaciones tales como insuficiencia renal y preeclampsia. Sería interesante conocer quiénes proporcionan esta información que ha causado angustia a su familia, en especial a su madre.

Lo correcto es corroborar la veracidad del estado de Beatriz y su bebé a través del informe de los médicos de perinatología, que la han estado atendiendo como paciente ambulante, que al parecer se ha ocultado a los medios y extrañamente no se ha incluido en el informe enviado a la CSJ. Sin esta información ¿cómo se podría tomar una determinación ética y legal? ¿Cómo podrían, los honorables señores magistrados de la CSJ, emitir un dictamen que puede comprometer la vida de futuros salvadoreños no nacidos?

"La Fundación Sí a la Vida" se ha destacado por defender la vida de personas nacidas y no nacidas. Se han salvado más de 5,000 bebés protegiendo también la salud física y emocional de sus madres. Brindamos todo tipo de asistencia a madres que tienen casos difíciles. En ese sentido, repito una vez más: Beatriz, aquí estamos para ayudarte.

*Columnista de El Diario de Hoy.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.