Lo inaceptable y lo inaudito

¿Qué sucede? Viven sin Dios, hacen burla de la religión, difaman a la Iglesia Católica y ridiculizan y calumnian a quienes defienden los principios universales y la ley natural.

¡Ah! Pero los ateos comulgan y hay políticos que, para justificar lo injustificable, inician sus discursitos alabando al Señor, arropándose en principios y valores que no practican e incluso, prometiendo que "gobernarán con la Biblia y la Constitución en la mano".

¡Por favor! Así como condenamos los atentados en contra de nuestra Constitución e instituciones, igualmente debemos condenar severamente la utilización de la religión para llevar a cabo estafas políticas.

Exigen la canonización de monseñor Romero, mientras le exhiben en pancartas junto al Che Guevara, encabezando manifestaciones y desórdenes políticos. Ahora, se les unirá Hugo Chávez.

Porque éste, por su excelsa santidad, ascendió al cielo, intercedió para que tuviéramos un Papa latinoamericano, se consagró como "el Cristo de los pobres" (con capilla dedicada, honores, sahumerios, etc.) y reencarnó en un pajarito, comunicándose con su amado "hijo", para que éste transmita sus mensajes al pueblo bolivariano. ¡Totalmente inaudito! Bueno, quienes creen en "el pajarito", no sufren porque están locos. Pero ¡pobres quienes están cuerdos! Vivir entre locos debe ser un suplicio.

Pero esa locura no se quedó en tierras bolivarianas, sino que llegó hasta nosotros. Ya Maduro, heredero político del santificado Chávez, bramó en contra de la derecha salvadoreña, acusando específicamente al diputado de ARENA, Roberto d'Aubuisson, asegurando que complota para asesinarle, según "prueba" que presenta: una grabación, definitivamente objetable, de una llamada telefónica atribuida al diputado.

¿Cómo interpretar esto?

Pues pareciera que la fortaleza y apoyo popular para ARENA son tan grandes, que rebasan nuestras fronteras; que siendo ARENA un ejemplo exitoso como partido de derecha, obstaculiza la elección del socialista-chavista Maduro, tal como fue ordenado por "el pajarito". Por eso los bolivarianos (criollos y venezolanos) se unen montando un tinglado vergonzoso, del cual deberemos obtener respuestas.

Por ejemplo: ¿qué tan expandido está el espionaje bolivariano en nuestro país? ¿Tiene la complicidad gubernamental? ¿Quiénes son sus blancos específicos? Esa investigación la tiene que realizar la FGR.

Pregunto: ¿estamos conscientes del grave peligro que esto implica? No para "los ricos", o para "la oposición" (todos los no simpatizantes del gobierno) sino para nosotros, "juan pueblo", que caeremos víctimas del totalitarismo, nacional y extranjero.

La conjura contra ARENA es clarísima. Días antes, la diputada Claudia Ramírez (hablando de sí misma en tercera persona, como hacían emperadores y faraones), revistiéndose de virtudes e independencia, renunció a ARENA, partido que la llevó a la diputación. Ella y otros tránsfugas desean formar su propia fracción, pretendiendo acceder a la junta directiva de la Asamblea. ¿Será el desbancar de allí a d'Aubuisson uno de los objetivos de este "tamal"? La renuncia de "la 56" (como ahora se conoce a Claudia Ramírez), es nefasta y peligrosa para nuestro país, y beneficiosa solamente para "el bloque", cada día más desprestigiado.

Maduro urge de obtener votos, aunque sea por lástima, y los FMLN/Bloque, en pago a la generosidad del santificado Chávez, corresponden a ella, prestándose a participar en la vulgar telenovela del "atentado" contra Maduro.

La mentira llega hasta donde la verdad la alcanza y estos acontecimientos, que rayan en lo ridículo, quedarán rápidamente en lo que son: pantomimas.

Pero, por favor, en esas pantomimas no mezclen la religión. ¡Respétenla!

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.