El sucesor de Pedro

Repicaban las campanas de la Basílica de San Pedro, mientras continuaba saliendo la fumarola de humo blanco, que representa la transformación y la claridad de luz que acababa de dar al mundo aquella inspiración de el Espíritu Santo. El "Habemus Papam" se repetía en cientos de idiomas, las redes sociales y medios de comunicación a la expectativa de "quien" sería el próximo sucesor de Pedro en la Tierra.

Al filo de la una, hora local, se veía movimiento tras el telón del balcón designado y por tanto eran pocos minutos para conocer al nuevo papa. En mi caso personal lo leía en twitter, ya que no tenía cerca un televisor para verlo. Logré llegar a un almacén por departamentos en un centro comercial, y tal cual niño, con lágrimas en los ojos, me paré frente a todos los televisores en venta a ver aquel gran evento.

Un evento sin precedentes, ya que se elige al representante de Cristo en la Tierra. Vaya qué responsabilidad, ya que aparte de ser "popular" necesita moralidad, humildad, deseo de formación, santa pureza y una gran fe.

Un nuevo papa, un nuevo líder en la Iglesia, el primer latinoamericano, el primero que se hace llamar FRANCISCO, el primer jesuita, en fin, rompe con todo lo tradicional del mundo, pero bajo las misma creencia de hace 2000 años; las mismas enseñanzas, la misma responsabilidad que le fue dada a Pedro: «Y vosotros ¿quién decís que soy yo?» Simón Pedro contestó: «Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo». Replicando Jesús le dijo: «Bienaventurado eres Simón, hijo de Jonás, porque no te ha revelado esto la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en los cielos. Y yo a mi vez te digo que tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella. A ti te daré las llaves del Reino de los Cielos, y lo que ates en la tierra quedará atado en los cielos, y lo que desates en la tierra quedará desatado en los cielos» (Mateo 16, 15-19).

Las enseñanzas no cambian, muchos quisiéramos adoptar una Iglesia de acuerdo a nuestro vivir y conveniencia, pero nuestra vida debe estar apegada a lo que dicen las Sagradas Escrituras. Las degeneraciones humanas han existido desde el principio por la libertad que se nos dio a escoger nuestro camino, que podría ser el más fácil, el que la mayoría de personas escogemos, o el más difícil, aquel que lleno de piedras y obstáculos nos impide llegar a nuestra meta, pero, que con la fuerza de nuestra fe sobreponemos todas de una manera más sobrenatural y divina.

Manejar nuestra vida no es fácil, los errores que hemos cometido y seguiremos cometiendo nos nublan el camino, pero con verdadero arrepentimiento y con la luz de Cristo, iluminaremos la vía. Este año de la fe, trajo a mi hijo el segundo, un regalo de Dios y futuro soldado de la Iglesia, porque es formando a nuestros hijos que lograremos pasar la luz a las nuevas generaciones.

Bienvenido SS PAPA FRANCISCO como conductor de la barca, recemos todos para que el Espíritu Santo le ayude a guiarla, en sus palabras, en sus obras y a seguir luchando por defender la familia, por defender la vida y acrecentar la fe.

*Colaborador de El Diario de Hoy.

Twitter: @jrcruz69