OTROS EDITORIALES

La Constitución bajo asedio nuevamente

Por Julia Regina de Cardenal* Miércoles, 13 de Marzo de 2013

Hemos recibido la preocupante información de que se está llevando a cabo en la ONU, desde el 4 de marzo hasta mañana, la reunión de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer (CSW) número 57, en la que dicen que la delegación oficial de El Salvador está apoyando un documento controversial, que atenta contra nuestra identidad cultural y soberanía nacional.

Los informes señalan que otros países que están claros en que no se pueden aprobar acuerdos sobre "derechos y salud sexual y reproductiva" --terminología peligrosa utilizada para legalizar el aborto y uniones legales de personas del mismo sexo--, han intentado pedir al representante oficial de nuestro país que se una para rechazar estos términos, que atentan contra nuestras legislaciones, sin embargo no lo han logrado.

Lo que hace más grave la situación es que hay documentos de Cancillería que muestran que ésta en 2010 insólitamente retiró las reservas puestas correctamente por nuestro país en la Conferencia de El Cairo CIPD en 1994, con respecto a estos temas que atentan contra nuestro ordenamiento legal. En ese momento se dejó documentado de manera clara que nunca debemos incluir al aborto bajo los conceptos "derechos reproductivos" y "salud reproductiva", además, de definir la familia como la unión es entre un hombre y una mujer, tal como se precisa en nuestra legislación.

El artículo 145 de nuestra Constitución establece que "no se podrán ratificar los tratados en que se restrinjan o afecten de alguna manera las disposiciones constitucionales, a menos que la ratificación se haga con las reservas correspondientes. Las disposiciones del tratado sobre las cuales se haga reservas no son ley de la República". El artículo 146 dicta que no se podrán celebrar o ratificar tratados que de alguna manera alteren los derechos y garantías fundamentales de la persona humana.

Nuestra Constitución reconoce el derecho a la vida desde el momento de la concepción. Asimismo, El Salvador también es signatario de la Convención Americana sobre Derechos Humanos, que señala que la vida debe protegerse desde el momento de la concepción. Por tanto, el retiro de las reservas de CIPD y aprobación de este nuevo compromiso internacional sin las reservas necesarias lesionan claramente los artículos 1/32/145/146 de la Constitución.

Por tanto pedimos al señor Canciller que proteja los verdaderos intereses del pueblo salvadoreño y no los extranjeros: Que se incluyan las reservas de nunca incluir el aborto o la legalización de uniones de personas del mismo sexo en los conceptos "derechos y salud sexual y reproductiva", al firmar el documento que resulte de las negociaciones en este CSW. Y que informe a los salvadoreños sobre los compromisos adquiridos internacionalmente.

Aprovecho para hacer un llamado a la conciencia de la Ministra de Salud y demás funcionarios involucrados en las campaña del condón que, además de violar descaradamente la ley del sida, atenta contra la salud de los ciudadanos y engaña dando una falsa seguridad, especialmente en enfermedades como el herpes genital --que se encuentra en toda el área genital--, se transmite sólo por el contacto de piel con piel y por tanto científicamente comprobado que el condón protege 0%.

No caigan en la trampa del inescrupuloso negocio del condón, respeten la ley que dice que para proteger al consumidor las campañas del condón deben expresar que no es 100% seguro y honren su trabajo y compromiso de velar por la salud de los salvadoreños.

*Columnista de El Diario de Hoy.

EL DIARIO DE HOY NO SE HACE RESPONSABLE POR LOS COMENTARIOS DE SUS COLABORADORES