OTROS EDITORIALES

La gran farsa

Por Evangelina del Pilar de Sol* Domingo, 20 de Enero de 2013

Con simple lógica que pueda tener hasta el más tonto mortal, puede descifrarse la chabacana farsa que los chavistas gobernantes están montado a los venezolanos, para consolidar el poder totalitario.

El comunismo funciona a base de mentiras. Marx fue gran admirador de Maquiavelo, a quien se adjudica la famosa frase "el fin justifica los medios", que avala cualquier perversidad si es buena para alcanzar un objetivo. Siguiendo ese principio maquiavélico, la doctrina marxista expresa en una de sus consignas más importantes: "Cualquier medio utilizado, engañar, falsear la verdad, matar o ejecutar a alguien o algo que se oponga a esta doctrina, es justificable si se alcanza el fin perseguido".

A raíz de la práctica del comunismo de usar la mentira y el engaño, veamos la gran similitud de los misterios y contradicciones en las enfermedades del dictador ruso José Stalin, uno de los tiranos totalitarios más crueles del Siglo XX, con la de Hugo Chávez. Al principio de los años cincuenta, siendo yo todavía adolescente, murió José Stalin, recordando que se decía que su deceso se mantuvo en secreto a la población varios días, por temor a revoluciones o luchas internas por el poder.

La historia, según documentos desclasificados, dice que Stalin sufrió un derrame cerebral el 3 de marzo de 1953. El Dr. Al Myasnikov diagnosticó una muerte inevitable, falleciendo el 5 de marzo. Esa noche se celebra reunión del Comité Central del Partido, con el Soviet Supremo y el Consejo de Ministros, donde el círculo íntimo de Stalin anuncia que Stalin no podrá seguir gobernando y distribuye cargos, pero a la mayoría presente no se les comunica su muerte.

Varios días después lo hacen público. No obstante, por años existieron leyendas y rumores que Stalin había muerto meses antes de hacerse púbico (y eso cuando no existían aún las máquinas actuales, que pueden mantener funcionando corazón y pulmones indefinidamente).

Ahora veamos la historia de Chávez. Antes de viajar en diciembre a su cirugía, Chávez pide respetar la Constitución y que si él no puede continuar gobernando, que se convoque a elecciones y pide votar por Maduro. No vuelve a verse ni oírse de Chávez. Después de un mes de misterios y contradicciones acerca de su salud, la presidenta Cristina Kirchner va a Cuba pero no visita a Chávez sino que solamente, vestida de negro riguroso, visita a la familia Chávez ¿? El ilegal gobierno que rige en Venezuela nombra Ministro de RR.EE. al ex vicepresidente Elias Jaua, asegurando que lo nombró el propio Chávez. Si esto es así, y está consciente como aseveran sus allegados ¿por qué no se le toma un video en su habitación hospitalaria?¿Una foto? Lo mínimo, para comprobar que no se están domando a los pobres venezolanos. Esta gran farsa, mentira, engaño, sería calificada por Marx como "un fin que justifica los medios".

La diputada venezolana de oposición Corina Machado, denuncia cómo Cuba se apropia del futuro venezolano. Recrimina cómo Venezuela está siendo invadida por militares cubanos que mandan, violando la soberanía; delata la magnitud de la violación a la institucionalidad venezolana. Han usurpado el poder acusa. El Tribunal Supremo hoy le sirve a Cuba, no a Venezuela acusa.

Provoca ira y tristeza el cómplice silencio y aceptación de la comunidad internacional, de sus mandatarios, de la OEA.

Después de oír a Sánchez Cerén alabando este oprobio, deben ponerse las barbas salvadoreñas en remojo.

*Columnista de El Diario de Hoy.

EL DIARIO DE HOY NO SE HACE RESPONSABLE POR LOS COMENTARIOS DE SUS COLABORADORES