OTROS EDITORIALES

"Un e-mail para Jesús", poesía mística de Irma Lanzas

Por Rolando Monterrosa* Domingo, 30 de Diciembre de 2012

La poesía mística es un género literario que tiene como esencial característica la comunicación directa del poeta con Dios, con la divinidad, como cualquier creyente al orar de manera personal. Esto la diferencia de la poesía religiosa que habla acerca de Dios. Los más conocidos poetas místicos en la Iglesia de Occidente son Santa Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz. Cabe decir que el género no es privativo de la religión judeocristiana, sino que aparece en todas las confesionalidades, incluyendo al paganismo, y se practica desde tiempos inmemoriales hasta nuestros días.

En su reciente poemario, "Absoluto Asombro, Poesía Mística para el Siglo XXI", Irma Lanzas --prolífica poetisa salvadoreña en cuya vida formaron indisoluble unidad belleza física, profunda espiritualidad y desbordante inteligencia y creatividad--, se suma a la lista de selectos poetas contemporáneos que, pese al torrente materialista actual, mantienen vigentes los principios y valores religiosos e incluso, como en el caso de Irma, alzan su percepción de Dios a hermosas dimensiones estéticas.

Bien lo dice ella en la introducción de su poemario: "…aunque parezca extraño en una época marcada por la prisa, la tiranía de los celulares y la Internet, el culto a la fama y al dinero, existen personas que quieren oír una voz que les haga evocar su propia cercanía con ese Dios que perciben, a veces, no tan lejano".

El libro, editado por Renew International –una institución dedicada a la orientación evangelizadora de jóvenes–, se presenta en versión bilingüe, español-inglés. Su carácter del nuevo Siglo XXI –como lo registra el título de la obra– lo da en buena medida el lenguaje que la poetisa emplea, al menos, en uno de sus sonetos. El título de este induce a pensar que lleva esa intención innovadora ya que en vez de "elevar una plegaria al Señor", como se ha dicho innumerables veces en la versificación tradicional, Irma envía "Un e-mail para Jesús", lo cual, me parece, es una original incursión metafórica que se vale del habla que surge del inagotable vomitorio de la ciencia y la tecnología, que la autora demuestra no está exenta de contenido poético.

Con su "e-mail", Irma legitima la búsqueda y el intento de comunicarse con Dios, no sólo como lo hizo Moisés en la zarza ardiente, sino también en la pantalla de una computadora.

Es oportuno mencionar que el Pontífice romano acaba de abrir una cuenta en Tuiter (@pontifex), lo que significaría que, según la tradición católica, el sucesor de Pedro e intermediario entre el hombre y el Hijo del Hombre, no sólo podrá emplear el lenguaje común, sino también, de ahora en adelante, el digital.

Puede decirse que Benedicto XVI invita a buscar a Dios en las redes sociales y que las 140 palabras del tuit papal son una nueva herramienta para ejercer su ministerio evangelizador.

Por su parte, no es que Irma espere literalmente que el Grandioso Judío reciba, en su correo de Yahoo o G-mail, el hermoso mensaje que ella le manda, pero sí nos enseña --¡feliz descubrimiento!-- que hay una nueva forma de orar.

El resto de sus poemas es asimismo una exquisita muestra de la sensibilidad religiosa y poética de la autora.

Respecto a la traducción de sus poemas al inglés, estos pierden buena parte de su musicalidad original y precisamente porque es una versión fiel, correcta, resulta literal. Una traducción libre habría sido preferible. Algo así como la que me atrevo a hacer de algunos versos del festivo poema de Irma en otro de sus libros: "Juan Bobo/ Este era Juan Bobo/ cabeza de nuez/ canillas de trapo/ y ojos al reves.../ ...el que se fue en la laguna / cuando quiso comerse la luna".

"Thus was John the fool / his head like a nut/ raggedy legs as a mop/ and his eyes about to pop.../ ...he who sank in the lagoon/ when he tried to eat the moon".

Vaya esto como un afectuoso saludo de parte de quien, desde hace mucho, se volvió par con ese cándido Juan.

* Periodista

rolmonte@yahoo.com

EL DIARIO DE HOY NO SE HACE RESPONSABLE POR LOS COMENTARIOS DE SUS COLABORADORES