Peña Nieto, con el viejo y nuevo PRI toma las riendas de México

Vuelven, este fue el titular de uno de los principales periódicos mexicanos al informar sobre el triunfo del PRI, Partido Revolucionario Institucional, luego de doce años de estar en la oposición.

El partido del nuevo presidente Enrique Peña Nieto, el PRI, vuelve al poder luego de la derrota en 2002 por el PAN, Partido de Acción Nacional, que lo desbancó del poder tras 72 años de sucesivos gobiernos. Vicente Fox arrebató la presidencia a los priístas, Felipe Calderón comandó un segundo período panista, pero no alcanzó para un tercer período. Para completar apretadamente el mapa político, hay que señalar que el gran perdedor, no solamente en los últimos comicios sino en los anteriores, fue el PRD, Partido de la Revolución Democrática, comandado por Manuel López Obrador.

En este marco, cabe plantear una aseveración y una interrogante en torno a la situación que enfrenta México, ahora bajo la dirección de Enrique Peña Nieto: uno, "el colmillo político enriquecido será fundamental, y dos, no sabemos cómo se enfrentará a los narcos.

El PRI, en la oposición por doce años, estuvo a punto de lanzar con maestría un "jonrón con base llena". Desde hace una semana, y en el más estricto silencio, se estuvo gestando el llamado "Pacto por México", un acuerdo político entre los partidos, PRI, ahora en el gobierno, y los opositores PAN y PRD, donde se buscaba de fondo, "acabar con las disputas partidarias de poca monta", y lograr consensos en temas sustantivos como son: la reforma política y electoral (entre otras tomar medidas estrictas en los procesos electorales), la situación fiscal, la reforma energética que implica la inversión privada y manejar los nuevos yacimientos de petróleo, la violencia y el combate al narcotráfico.

Al aparecer todo estaba listo para lanzar a la luz pública el Pacto días antes de que Peña Nieto asumiera la presidencia, sin embargo diferencias internas tanto del PRD como del PAN, ahora abatidos y apesadumbrados por la derrota, no fue posible lanzar el Pacto Nacional, que sin duda alguna muestra una forma distinta de hacer gobierno, tomar en cuenta a la oposición, ponerse de acuerdo y trabajar en conjunto para solventar los graves problemas de un país tan rico como lo es México.

A pesar de que no se firmó el acuerdo, queda en el ambiente, que Peña Nieto y el PRI, aun con sus viejos dinosaurios de la política, están dispuestos a ejercer el poder con algo que lo saben hacer muy bien, no aplastar ni comprar a la oposición, sino saberla integrar a la gestión gubernamental.

Un segundo punto tiene que ver con la incógnita de cómo el nuevo gobierno enfrentará la lucha contra el narcotráfico; no cabe la menor duda de que la "creatividad propia de viejos zorros" en la política, como lo son los del PRI, ahora impregnados por la experiencia de ser oposición, dejarán de lado "las viejas prácticas", de hacer caso omiso al tema y "estar en paz con las bandas de narcotráfico", como se hizo por años en México, lo que permitió el asentamiento de las familias de narcos en el territorio mexicano.

Pero también, no cabe la menor duda, que el nuevo gobierno de Peña Nieto no continuará con la política de "enfrentamiento de choque" con los cárteles de drogas, como lo ha hecho el ahora expresidente Felipe Calderón.

Me parece, y esto es lo que vislumbro viendo al nuevo jefe de la Secretaría de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, un operador político de primer nivel, un priísta de muchos años, no obstante su relativa juventud, exgobernador del Estado de Hidalgo, miembro del equipo de campaña presidencial de Peña Nieto y tras el triunfo, nombrado parte del equipo de transición de Peña. Con este perfil, y a sabiendas de lo todopoderosa que es esta Secretaría, al menos habrá tres líneas de acción claras: gestión política con todos los sectores, en especial con los opositores, diálogo y negociación con Estados Unidos y así "cortar" la operación de los narcos (así como evitar que se armen) y el manejo territorial, combinando la policía con el ejército y la marina, tratando de cercar a los narcos, pero no "enfrentándolos" como lo hizo Calderón. Las opciones creativas estarán en el marco del actuar del nuevo gobierno, por allí creo que irán las cosas…

.

*Editor Jefe de El Diario de Hoy.

ricardo.chacon@eldiariodehoy.com

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.