OTROS EDITORIALES

Los medios y la Ley de Acceso a la Información Pública

Por René Mario Figueroa* Lunes, 28 de Mayo de 2012

Los medios de comunicación asumen una responsabilidad ética para con la sociedad, lo cual es necesario tener presente en estos momentos en que, gracias a un esfuerzo de democratización, El Salvador dispone de una Ley de Acceso a la Información Pública.

Según esta Ley que entró en vigencia el pasado 8 de mayo: "Toda persona tiene derecho a solicitar y recibir de manera oportuna y veraz, información generada, administrada o en poder de los órganos del Estado, sus dependencias, instituciones autónomas, municipalidades o cualquier otra entidad u organismo que administre recursos públicos, bienes del Estado o ejecute actos de la administración pública en general".

También están obligados por esta Ley a entregar información, " las sociedades de economía mixta y las personas naturales o jurídicas que manejen recursos o información pública o que ejecuten actos de la función estatal nacional o local, tales como las contrataciones públicas, concesiones de obras o servicios públicos".

Los medios de comunicación harán uso de los mecanismos y beneficios que permite esta normativa, con el objeto de ampliar y difundir el panorama informativo que servirá al público a conocer detalles importantes de las instituciones, de funcionarios, lo cual les permitirá formarse opinión y demandar soluciones a los diversos temas de país.

Ley de Acceso a la Información Pública presenta vacíos que se deben revisar como es el apartado que se refiere a la información reservada, que pone en duda si efectivamente se podrá acceder a información privilegiada, tampoco debemos perder de vista que la misma constituye un paso importante en el proceso de rendición de cuentas de las dependencias públicas.

Con los procesos de obtención, producción y emisión de la información se inicia la responsabilidad social de un medio de comunicación. En esos momentos debe predominar el principio de veracidad, con el fin de garantizar los derechos fundamentales de las personas que se pueden ver afectadas con la divulgación de la información. Estas acciones no merman en absoluto el derecho de los medios a informar libremente, pero sí deben hacerlo con fundamento, dentro de los límites del bien común y del respeto de los derechos de las personas.

Cuando el ejercicio del periodismo es ético se establece un compromiso con la sociedad, y en especial con el principal destinatario de la información: el ciudadano. La sociedad, recíprocamente, ofrece su credibilidad y confianza hacia el trabajo de los medios de comunicación que cumplen con este principio.

El Código Internacional de Ética Periodística de la UNESCO, en su principio III, referente a la Responsabilidad Social de los Medios o del periodista, dice: "La información en periodismo se entiende como bien social y no como un producto, lo que significa que el periodista comparte la responsabilidad de la información transmitida y es, por lo tanto, responsable ante el público. La responsabilidad social del periodista requiere que él o ella actúen, bajo todas las circunstancias, en conformidad con los principios de la ética profesional".

De esta forma surge la concepción social de la información, no considerar a los medios como una industria más en un mercado libre de ideas, sino como unos entes con una responsabilidad ante la sociedad y el bienestar general. Y esa responsabilidad social carece de sentido si no se sitúa dentro de un contexto ético.

Como medios de comunicación nos corresponde entonces, mantenernos pendientes de que se cumpla con los objetivos y fines de la nueva Ley de Acceso a la Información Pública, es decir, que todos los ciudadanos que demandemos información la recibamos de manera oportuna y veraz, para garantizar ciertamente la transparencia de la gestión pública.

*Colaborador de El Diario de Hoy.

EL DIARIO DE HOY NO SE HACE RESPONSABLE POR LOS COMENTARIOS DE SUS COLABORADORES