¿Qué esperan a cambio del petróleo que regalan?

Los salvadoreños pueden esperar una oleada de estatizaciones, intervenciones y repartos de empresas como la que se está produciendo en Venezuela

La confesión del implicado releva la necesidad de presentar pruebas, dice un viejo proverbio. Y la confesión ya se hizo pública: Venezuela apoya con sus ventas de petróleo y otros subterfugios a dos de los tres partidos en contienda para las próximas elecciones.

La sabiduría popular enseña también que para recibir hay que dar, que significa que la generosidad es siempre compensada, lo que lleva a más de un sinvergüenza a donar bisutería y toda clase de prendas a atractivas mujeres.

Por lo mismo: ¿Qué pedirá a cambio de sus gentiles obsequios una persona de tan arraigadas convicciones democráticas como lo es Maduro, dictadorzuelo de Venezuela, a sus homólogos salvadoreños en caso de que éstos lleguen al poder?

Quien paga los músicos escoge las canciones…

Lo seguro, en tal escenario, es que se opere un cambio en el sistema de gobierno del país: ya no serán los salvadoreños los que definan sus políticas, decreten sus leyes y establezcan los objetivos del quehacer nacional, sino el régimen castrista por intermedio de sus sátrapas venezolanos.

A muy corto plazo aquí se va a producir lo que necesite Venezuela, desde papel higiénico hasta ropa y medicamentos, lo cual será retribuido con petróleo, pero a precios por encima de los del mercado. Además, los salvadoreños pueden esperar una oleada de estatizaciones, intervenciones y repartos de empresas como la que se está produciendo en Venezuela, con las ruinosas consecuencias que todos conocen.

Desde la llegada al poder del ahora difunto Chávez, los que controlan el partido comunista salvadoreño viajan en forma periódica a Caracas a rendir pleitesía al régimen, sin expresar jamás ninguna opinión crítica o reparo a lo que allí sucede sino, por el contrario, alabando el "modelo" impuesto.

¡Ay del pobre que se atreva a pensar por su cuenta!

No hay reunión de las izquierdas radicales del Hemisferio en la que no se hagan presentes los jerarcas efemelenistas, más que complacidos en tomarse fotografías y firmar documentos de adhesión.

Tampoco se trata de políticas y programas nuevos, sino de lo que establecieron Lenín y los golpistas rusos, en 1917, al derrocar al gobierno socialista de Kerensky, llegado al poder por la vía democrática. De allí surgió la internacional socialista, "el comintern" y las organizaciones cuyo objetivo único es la toma del poder, en el mayor número de naciones que se pueda, a manos de los comunistas. Estos últimos tienen fijadas sus políticas y esquemas de control poblacional las cuales persiguen, entre otras finalidades, la supresión "de la burguesía", el establecimiento de un partido único, el indoctrinamiento masivo de los pobladores y la conversión de esos países en inmensos campos de concentración.

Es lo que sucedió en el Este europeo a partir de finales de la Segunda Guerra Mundial.

Antes de ser nombrado candidato, el portaestandarte comunista advirtió que se tomarían "severas sanciones" en contra de los que se opongan a la cultura revolucionaria; la manera de tratar a los que siguen atreviéndose a pensar por su cuenta es fusilarlos, enterrarlos vivos en sus prisiones o lavarles el cerebro a la usanza de los chinos comunistas.

La pobreza, le dijo en un mensaje el norcoreano Kim Il Sung a Castro, es un excelente instrumento de control político, pues hace que la gente dependa para vivir de lo que un régimen le dispensa. Y si a ello se agrega tener que pasarse horas "haciendo cola" para recibir el pan o los zapatos del año, pues muchísimo mejor…

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.