Va La Unión como tortuga; otros corren como liebres

La idea de un puerto de contenedores versus un puerto de manejo integral de carga terminaría de dar el tiro de gracia al proyecto original de hacer del Puerto de La Unión soporte de un polo de desarrollo para la Zona Oriental

Se propone destinar el Puerto de La Unión (en abandono desde que finalizó su construcción) para el manejo de contenedores, mientras el Puerto de Acajutla recibirá carga de otra naturaleza, lo que plantea más interrogantes que respuestas, ya que son las navieras las que escogen dónde descargar.

Pero la puesta en marcha del puerto se dificulta cada vez más a causa de la parálisis del régimen en tomar decisiones, ya que muy pronto habrá otros puertos potencialmente más competitivos que los salvadoreños.

Por la obstinada negativa de los comunistas para dar sus votos, el país corre el riesgo de que los puertos salvadoreños queden desfasados. Tanto Guatemala como Honduras y Nicaragua están incrementando y mejorando sus facilidades portuarias, incluido un "canal seco" que iría desde el Atlántico a La Unión pero que ahora está planificado para llegar a Amapala.

Los puertos son uno de los factores en el complejo manejo de carga. Es obvio que el principal es el tráfico marítimo, que recoge carga en distintos puertos y la entrega en una diversidad de destinos.

De allí la importancia de que operadores de grandes puertos que están integrados a esas redes asuman la administración de puertos que quieren ser parte de esos movimientos, como las cadenas de hoteles y servicios de apoyo mueven los volúmenes principales de turistas y visitantes.

Una vez que la carga está en tierra se debe transportar a su punto de destino, lo que hasta hoy se hace por carretera, ya que los ferrocarriles se dejaron morir en la Década de los Sesenta al no extender la concesión que tenía la empresa inglesa Salvador Railways. En ese momento, como es usual, se alegó que "los salvadoreños" estaban más que capacitados para asumir la administración y operaciones, pero seis meses más tarde la empresa se vino a pique.

Quedó de valioso la vía férrea, que puede servir no sólo para nuevas líneas y siempre que se concesionen a operadores con experiencia, del Primer Mundo, sino para instalar gasoductos y otros sistemas que requieran de "canalizaciones" con curvas y suaves niveles.

Por desgracia, instigados por comunistas, muchos grupos han usurpado partes de la vía, que, como una unidad, tiene un enorme valor para el país, pero que "pedaceada" sirve de poco.

¿Soñaron grandezas? Dejen que los sueños, sueños sean…

En vez de el descabellado proyecto del Sitramss, concebido racionalmente por el candidato Quijano, las porciones de acercamiento a San Salvador se pudieron haber movido en parte de la antigua vía férrea.

La idea de un puerto de contenedores versus un puerto de manejo integral de carga terminaría de dar el tiro de gracia al proyecto original de hacer del Puerto de La Unión el ancla y soporte de un polo de desarrollo para la Zona Oriental de la República.

Contenedores no son turistas como se proyectó ni son plantas de ensamblaje ni son centros de distribución de mercadería ni son lugares para instalar escuelas especializadas ni son talleres de mantenimiento ni son hostelería ni son soporte a desarrollos turísticos en las islas aledañas… son sólo contenedores y muy poco más.

Queridos unionenses, pobladores de San Alejo, migueleños, vecinos de El Carmen, Chirilagua, Pasaquina, Concepción Batres, El Tránsito... que en algún momento soñaron con empleos y oportunidades, dejen, como en La Vida es Sueño, que los sueños, sueños sean, ilusiones fugaces…

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.