Persecución de los dineros producto de la delincuencia

Aquí, por desgracia, no se procesan y encarcelan jueces, que por su culpa no sólo llevaron a víctimas del delito a la muerte, sino también han sido claves para silenciar a comunidades enteras

Un proyecto de ley sobre extinción de dominio ---devolver al colectivo bienes y riquezas ilícitas--- envió el Ejecutivo a la Asamblea Legislativa, propuesta por la que viene presionando el Gobierno de los Estados Unidos desde hace un tiempo.

El crimen organizado, en todas sus variantes, así como muchos delitos individuales, lo que buscan es el enriquecimiento, pasar dinero y bienes de sus dueños legítimos a maleantes, capos del narcotráfico y corruptos. Sólo el comercio de la droga mueve más de cien billones de dólares en el Hemisferio, a los que se deben sumar las desviaciones de presupuestos públicos, el producto de extorsiones y secuestros, el "dinero negro" de transacciones non sanctas, las falsificaciones de testamentos, la usurpación de bienes y muchísimos etcéteras.

Hay medidas, como la de no poder llevar consigo más de diez mil dólares cuando se viaja, o los requisitos que se deben de cumplir al abrir cuentas bancarias, que tienen como propósito minimizar los movimientos de capitales de origen incierto o claramente delictivos. Todavía está encarcelado un hombre al que le encontraron una enorme suma de dinero en su "attaché", que enviaba Hugo Chávez a los Kirchner de Argentina para su campaña presidencial; ese caso se terminó allí pero no la maña chavista de sostener grupos afines con dinero de los venezolanos, lo que es otra variante de lavado.

Qué se hace con el dinero proveniente de actividades criminales es un tema vasto, con más ramificaciones que la mítica Hidra. Una de las facetas terribles que envenenan los cuerpos sociales, es que para tapar sus manejos, los corruptos meten en el juego a muchos otros "para cubrirse las espaldas". Los narcos compran a policías, a encargados de aduanas, jueces, funcionarios diversos y de allí en adelante; es concebible que los extorsionistas en las barriadas hacen lo mismo, hasta que las redes que mueven los dineros producto del crimen, se extienden regionalmente.

Es señal inequívoca del dinero sucio,

la ostentación en el gasto

Al ir tras los rastros del dinero ilícito y de las múltiples maneras de lavarlo

---convertirlo a fondos "respetables"--- el recorrido lleva a sorprendentes hallazgos, sin que, necesariamente, se logre detener. Y, en esto, las mafias italianas son los "maestros": se dice que la mafia calabresa, la Ndrangheta, es dueña de bancos, industrias y comercios en toda Europa. Otro caso es la compra que hacen los mafiosos de restaurantes y pizzerías locales, por los flujos de "cash", dinero contante y sonante, que manejan.

Y, como bien se sabe, el juego y los casinos son con frecuencia parte de las redes de lavado, tanto como la compra y venta de joyas, al punto de que el prototipo del "chulo" que controla la prostitución callejera y a los microcapos de barriada, ostenta sus gruesas cadenas de oro y sus relojes cuajados de brillantes.

"Al final del día" lo que hace la diferencia es la vigilancia y la denuncia pública, lo que a la vez explica el proceder de ciertos jueces cuyas alianzas y lealtades saltan a la vista, al revelar el nombre y las señas de los denunciantes, para que luego los criminales los eliminen. Aquí, por desgracia, no se procesan y encarcelan jueces, que por su culpa no sólo llevaron a víctimas del delito a la muerte, sino también han sido claves para silenciar a comunidades enteras.

La ley puede aligerar la lucha.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.