¿Puede enseñarse eso de "la realidad nacional"?

Sin duda por mal asesoramiento, el Ministro de Educación tomó distancia con la PAES, la que considera "limitadísima" ya que "la prueba no evalúa capacidades, como la toma de decisiones, análisis de la realidad y la solidaridad, entre otros".

El fundamento de la educación en los Estados Unidos, que fue el primer pueblo que logró impartir enseñanza básica a todos los pobladores, fueron "las tres erres": reading (lectura), riting (escritura) y ritmetic (matemática, saber emplear números). El complemento fue la Biblia, la orientación moral, saber del mundo, de sus peligros y de los premios que la virtud concede a los creyentes.

Muy lejos hemos llegado en estos inicios del Siglo XXI, pero el énfasis en los saberes fundamentales --enseñar a pensar y ser lógicos, poder expresarse y entender lo que se recibe a través de libros, periódicos, emisoras y las múltiples modalidades para enterarse-- sigue haciendo la diferencia entre los que van por la vida con los pies en la tierra y los desubicados.

Sin duda por mal asesoramiento, el Ministro de Educación tomó distancia con la PAES, la que considera "limitadísima" ya que "la prueba no evalúa capacidades, como la toma de decisiones, análisis de la realidad y la solidaridad, entre otros".

¿Es que adolescentes y niños están para analizar la realidad y ocuparse de la solidaridad? Muchos se preguntarán si en un país donde la dirigencia política y numerosos funcionarios parecen andar por los montes de Ubeda en cuanto a "entender y analizar la realidad" y tampoco parece importarles eso de "la solidaridad", ¿habrá pruebas que evalúen su "comprensión de la realidad" para jovencitos que con esfuerzo aprenden matemáticas y con todavía más esfuerzo consiguen analizar lo que leen y escuchan?

Hay más: ¿De dónde saldrán los contingentes de educadores que no sólo tengan una visión honesta y coherente de la realidad, sino que además logren que sus alumnos razonen y piensen con la suficiente sagacidad, para llegar a lo mismo?

Nada es verdad ni es mentira; todo es del color…

Es sabido que "cada cabeza es un mundo", por lo que cada maestro tendrá una visión muy personal sobre "la realidad". Un sistema educativo puede fijar los parámetros y los temas que deben enseñarse sobre matemáticas, geografía, lectura, redacción y muchas otras materias. Pero en algo tan etéreo, subjetivo, cambiante y además sujeto a error como es el "análisis de la realidad" lleva a que si son cien los docentes habrá cien posturas diferentes y si son cinco mil los alumnos, habrá cinco mil respuestas distintas.

Ese hecho obligaría a que los evaluadores de la PAES estén forzados a interpretar cada una de las cinco mil respuestas. ¿Con base en qué criterios puede el maestro Juan decidir que lo que el joven Luis piensa de la realidad es errado o, en cambio, merece la más alta calificación?

¿Es medible lo subjetivo, como se mide la altura de un mueble?

Quédense mejor con las tres "erres"…