OTROS EDITORIALES

Chávez y la profanación del legado de Bolívar

Profanar sepulcros, violentar realidades y sucesos históricos, son actos repugnantes y condenables. Hugo Chávez lo viene haciendo con la figura del Libertador Simón Bolívar

Miércoles, 17 de Octubre de 2012

Esta semana desconocidos ultrajaron la tumba del expolítico y brillante estratega militar israelí, Moshe Dayan, el vencedor de la Guerra de los Seis Días contra Egipto, quien luego contribuyó a forjar un entendimiento con ese país.

Profanar sepulcros, violentar realidades y sucesos históricos, son actos repugnantes y condenables. Hugo Chávez lo viene haciendo con la figura del Libertador Simón Bolívar.

Es raro, dice un analista venezolano, el señor Daniel Romero Pernalete, que haya discurso, arenga o palabrerío de Chávez "que no esté aderezado con alguna descontextualizada frase del Libertador. El Presidente, ya por ignorancia, ya por conveniencia, omite al otro Bolívar: el Bolívar civilista, el estadista, el simple ciudadano que él siempre se sintió. Y cuando uno se acerca a ese Bolívar se da cuenta de cuán lejos está de las motivaciones y ejecutorias de un proceso que pretende arroparse con su nombre…"

Debe recordarse, agrega, "aquella parte de su Discurso en el Convento de Franciscanos, el 2 de enero de 1814, en la cual afirmaba: "Huid del país donde uno solo ejerza todos los poderes: es un país de esclavos". Ese mismo pensamiento lo expresa catorce años más tarde, el 27 de agosto de 1828, cuando se dirige a los ciudadanos de la Gran Colombia en los siguientes términos: "¡Compadezcámonos mutuamente del pueblo que obedece y del hombre que manda solo!".

"Cuando uno revisa", prosigue Romero Pernalete, "la invasión de militares, activos y retirados, en todos los niveles de gobierno, o escucha el discurso militarista y guerrerista del Presidente, se le viene a la memoria una lapidaria frase que Bolívar le escribió a Madariaga el 26 de noviembre de 1816: "El sistema militar es el de la fuerza, y la fuerza no es gobierno". Esta idea permanece constante en El Libertador, quien trece años más tarde, el 13 de septiembre de 1829, le escribe a O'Leary: "Es insoportable el espíritu militar en el mando civil…"

Lucharon para liberar pueblos,

no para someterlos

Chávez, como los Castro, la Kirchner, Ortega, Correa y otros figurones de menor cuantía en el Hemisferio, pretende petrificarse en el poder el tiempo que pueda, lo que dada su enfermedad, en caso de que sea real y no simulada, será un corto epílogo a uno de los más execrables episodios del drama hispanoamericano, tan lleno de tragedias, horrores, calamidades y unos pocos éxitos.

La dictadura y, más todavía, el absolutismo, fue lo que inspiró el batallar de los libertadores del Continente, desde el Padre Delgado, Simeón Cañas y Morazán, hasta Bolívar, Sucre y San Martín. Todos ellos se inspiraron en la Independencia de los Estados Unidos y la Revolución Francesa, al mismo tiempo que rechazaban el despotismo de Fernando VII, de España, un cruel dictador rodeado de fanáticos.

De ello dan testimonio discursos, cartas, escritos y hechos, al igual que la hermandad que se forjó entre esos héroes americanos y los pensadores y emancipadores europeos.

Y a pesar de que cualquiera pudo haberse perpetuado en vida, o hasta coronado, nadie lo hizo: la pasión republicana que les inspiraba, sus convicciones morales, su honestidad y su respeto por sí mismos y por los hombres que ofrendaron sus vidas en ese intenso batallar, marcó rumbo y dejó para los americanos el sólido cimiento para asentar las nacientes patrias, lo que ahora se está pervirtiendo.

EL DIARIO DE HOY NO SE HACE RESPONSABLE POR LOS COMENTARIOS DE SUS COLABORADORES