OTROS EDITORIALES

Sobre "privado" como adjetivo y sustantivo

Por Rolando Monterrosa* Lunes, 29 de Julio de 2013

Cada vez que se celebra el Día del Periodista siempre he destacado los méritos de quienes ejercen, con valentía y aporte de sus mejores habilidades y talentos, esta magnífica profesión. Y no es para menos en tanto que deben de enfrentar a diario muchos riesgos que van desde la violencia criminal, hasta los rencores supurantes de funcionarios prepotentes y narigudos.

Pero en esta oportunidad, sin desdoro de sus virtudes, considero oportuno hacer un par de señalamientos sobre la forma de escribir y hablar de algunos comunicadores y, de paso, decirle a don Carlos Alberto Saz que no está solo en su noble cruzada contra los violadores de la Sintaxis y la Ortografía.

El hermoso y versátil idioma español es el mejor amigo de los periodistas, pero muchos de ellos se empeñan en tratarlo como enemigo, y peor todavía, hay otros, los mareros de la lengua, que lo descuartizan y exhiben sus pedazos en las páginas de los periódicos y en los noticiarios televisados y radiofónicos.

Veamos ahora unas cuantas transgresiones que leemos y escuchamos casi a diario, por ejemplo: el uso del término "privado" o "privados" para referirse a hombres de negocios es incorrecto. El vocablo "privado" tiene una doble función gramatical, la primera, de adjetivo, como en el caso de "fiesta o empresa privada", es decir no oficial ni pública ni gubernamental y otra, de sustantivo que significa "retrete", una más de sus acepciones es todavía peor, porque designa a una "plasta fecal" (Consulten en www.rae.es). ¿Se dan cuenta redactores y presentadores de noticias, (los dos géneros, más bien sexos, van implícitos) lo que dicen cuando escriben o mencionan en sus micrófonos que "los privados hacen excelentes negocios"? Bien podrían volverse sujetos de una demanda judicial, por injurias y deterioro de la imagen.

Un ejemplo hipotético: "en lo que va de julio se "contabilizan" setecientos homicidios". "Contabilizar", amigos redactores y presentadores noticiosos, es el acto de anotar cifras, partidas, en los libros de contabilidad de las empresas, como se practica en el Libro Mayor, donde se registran el debe y el haber de operaciones de los comerciantes según sea el giro o actividad de estos. Los muertos, los homicidios, amigos míos, se "cuentan" o "suman" tantos y tantos; decir que "los muertos se contabilizan" no los hace quedar como cultos, sino en ridículo.

Eso está como el empleo de las muletillas o palabras y frases que se repiten hasta la saciedad: En un accidente automovilístico, en el que no hace falta decir que "el motorista culpable se dio a la fuga", una graciosa presentadora dice a sus televidentes: "afortunadamente no hubo muertes que lamentar". Como es universalmente sabido, "toda muerte es lamentable". Dan ganas de preguntarle a la nena si hay también "muertes que celebrar", aunque quizá ella reserva la fiesta para los lesionados quienes, aunque un poco estropeaditos, nos tuvieron la consideración de no morirse.

Hay una muletilla que, por fortuna, usan cada vez menos los periodistas, aquella que afirma que después de perpetrado el delito, "los delincuentes huyeron con rumbo desconocido". ¡Más no que iban a dejar en "el lugar de los hechos", sus tarjetas de presentación, con sus nombres, números telefónicos, direcciones de tuiter y facebook, o mejor aún, un iPad con el mapa virtual de su ruta de escape y el GPS, o sistema de ubicación satelital, de sus guaridas y "casas destroyer"!.

Suma y sigue, pero vaya lo anterior como un bien intencionado llamado a mis colegas para que pongamos más cuidado en lo que expresamos verbalmente y escribimos al dirigirnos a nuestras audiencias. No olvidemos que ellas confían en nosotros y nos ven, no sólo como informadores de la verdad, sino también como modelos del bien hablar y el bien escribir. Con frecuencia muchos nos siguen en nuestros modos discursivos y formas de redactar. Y eso, amigos, es una enorme responsabilidad que pesa sobre nuestros hombros de comunicadores. ¡Feliz Día del Periodista!

*Periodista

rolmonte@yahoo.com

EL DIARIO DE HOY NO SE HACE RESPONSABLE POR LOS COMENTARIOS DE SUS COLABORADORES