¿Cuáles son los verdaderos problemas económicos?

Estamos saliendo lentamente de la anterior crisis económica del 2008, causada por una crisis en los mercados financieros, y se nos avecina una segunda crisis económica originada en los principales países desarrollados de Europa y en EE.UU., originada por manejos políticos irresponsables de la administración fiscal. Acompañada de la desaceleración de la economía en China, el debilitamiento del dólar y el encarecimiento de los alimentos y el petróleo.

Cuando se desacelera la economía en los EE.UU. el primer impacto para El Salvador es la caída de las remesas y de las exportaciones. Esto nos provocará más desempleo, mayor pobreza, caída del consumo y de la producción nacional. Aumentando los desequilibrios macroeconómicos.

Para aliviar a la población más vulnerable y salir de la primera crisis el Gobierno tuvo que expandir el gasto fiscal. El actual Gobierno tuvo que endeudarse desde junio del 2009 hasta julio del 2011, por $1,920 millones y hacer ajustes fiscales que significaron $660 millones. Por otro lado, las empresas a nivel internacional y en El Salvador en particular, se ajustaron recortando gastos --despidiendo personal o no contratando nuevo--, pagando anticipadamente su deuda y reduciendo las inversiones. Los bancos recortaron los créditos y bajaron las tasas de interés para los ahorros y aumentaron las tasas de los préstamos.

Esta medida de ajuste corporativo ha venido a dificultar aún más la reactivación de la economía, debido a que han reducido la demanda agregada por el lado del consumo de los hogares, ya que los ingresos de los salarios del trabajo se han reducido y se han trasladado a las ganancias del capital. Por esta razón vemos cómo solamente se han dinamizado las exportaciones ante la caída de la demanda interna.

LAS EMPRESAS SE PROTEGIERON Y EL GOBIERNO PAGÓ LAS FACTURAS SOCIALES DE LA CRISIS, QUEDANDO FISCALMENTE MÁS FRÁGIL PARA ENFRENTAR UNA NUEVA CRISIS EN EL CORTO PLAZO.

Estamos con un problema estructural de una economía basada fuertemente en el consumo de bienes importados y financiado por la remesas, con bajos niveles de inversión y de producción, con crecientes desequilibrios macroeconómicos, con un sector público al límite de su capacidad de endeudamiento y con una gran mayoría de hogares pobres y endeudados.

Una economía de lento crecimiento sin capacidad de generar los dólares suficientes para sostener un consumo del 104% del PIB y sin capacidad de reponer los empleos perdidos durante la pasada crisis y mucho menos absorber la nueva demanda laboral de los jóvenes. LOS PRINCIPALES PROBLEMAS ECONÓMICOS ESTRUCTURALES DEL PAÍS SE HAN AGUDIZADO Y SON: EL DESEMPLEO, LA DESIGUALDAD Y LOS DESEQUILIBRIOS MACROECONÓMICOS Y FINANCIEROS.

Nuestro país con una economía desequilibrada y sin capacidad de atender los enormes déficit sociales de la población, junto con el atractivo geográfico que representa el país para la narcoactividad y el tráfico ilegal de bienes y personas. Estas constituyen las causas principales de la existencia de pandillas, de la elevada criminalidad y delincuencia, y de la emigración masiva. ENTONCES SE COMPRENDERÁ MEJOR QUE LAS MEDIDAS DE COMBATE A LA DELINCUENCIA NO DARÁN LOS RESULTADOS DESEADOS MIENTRAS NO SE RESUELVAN SIMULTÁNEAMENTE LOS VERDADEROS PROBLEMAS ECONÓMICOS Y SOCIALES DEL PAÍS.

Nuestra respuesta urgente debería ser: CREAR EMPLEOS, PRODUCIR MÁS Y MEJOR, Y HACER LOS AJUSTES FISCALES ADECUADOS.

*Ex Ministro de Economía y Consultor.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.