Negocios, mentiras, violaciones y asesinatos

En EE.UU. acaban de descubrirse 60 casos espeluznantes de abusos en centros de aborto legales. Uno de ellos, basado en documentos de la Corte Suprema de Ohio, sobre un individuo de 40 años que abusó sexualmente de su hijastra desde que ésta tenía 10 años. A los 12 salió embarazada y su madre la llevó a abortar a Cleveland donde la niña casi muere por una hemorragia.

El centro abortivo no reportó los abusos del padrastro, éstos continuaron y la niña nuevamente salió embarazada. Le practicaron otro aborto en otro centro de Cleveland. Tampoco ellos reportaron las violaciones. La Policía acabó descubriendo los hechos y el violador fue condenado a 210 años de cárcel y la madre a 3 años. A los centros de abortos no les hicieron nada.

La Corte Suprema de California también documentó un caso sobre un individuo de 39 años que embarazó a una niña de 13. El violador la llevó a abortar a Planned Parenthood (PP) cuando ya tenía 22 semanas de embarazo. Ni PP ni el hospital reportaron nada y el violador continuó abusando de la niña hasta que la madre encontró evidencia del aborto y llamó a la Policía. El violador fue condenado pero los abortistas también quedaron impunes.

La fundación iberoamericana para el desarrollo hizo una entrevista a Morena Herrera, a quien define como una feminista y ex-guerrillera salvadoreña que lucha por la despenalización del aborto.

Herrera, miembro de la Agrupación Ciudadana para la Despenalización del Aborto Terapéutico (ACDAT), acusa, en dicha publicación, a la fiscalía de cambiar la calificación del delito de aborto a homicidio agravado y de persecución de mujeres. Por esto, explica: "Nosotras, con la ayuda de abogados, les ofrecemos la posibilidad de acceder a la justicia".

Declaró que en el año 2000 comenzaron a investigar casos de mujeres encarceladas --que ellos, abortistas, utilizan para legalizar el aborto-- y que un centro de investigación de Nueva York hizo un informe sobre las primeras mujeres presas. También confesó que vino a El Salvador el periodista Jack Hitt, del New York Times,quien publicó un largo ar-tículo con mentiras de las cuales tuvo que retractarse al ser descubierto. "Fue un aborto espontáneo", dijeron sobre el caso Clímaco quien fue condenada después que su madre encontró a su bebita estrangulada y escondida en una caja debajo de la cama.

Herrera cuenta que consiguieron ayuda de la Fundación Carolina y de la Universidad de Granada desde España, a un forense de Argentina y otro de Guatemala. Así conformaron ACDAT para promover "reflexiones sobre los fundamentalismos religiosos en la sociedad". También cuenta cómo trabajan con "religiosas feministas para despenalizar las conciencias como decía la periodista cubana María López Vigíl".

El Art. 136 del Código Penal dice que "Quien indujere a una mujer o le facilite los medios… para que se practique un aborto, será sancionado con prisión de dos a cinco años". Sin embargo ACDAT promueve al aborto con campañas nacionales como el de los 17 casos en los que las madres fueron condenadas por matar a sus hijos ya nacidos, aunque nada tenga qué ver con el aborto.

Si realmente están preocupadas por los derechos de la mujer, en vez de usar a sus abogados para legalizar esta barbarie, ¿por qué no promueven las leyes para que las madres que tienen dificultades de quedarse con sus hijos tengan la opción de darlos en adopción sin estigmatizarlas? La violencia y la muerte nunca son la solución.

*Columnista de El Diario de Hoy.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.