resumen noticias
Además en

Una guía para el necesitado

"Cuando una persona bebe les afecta a todos"

» Salvador V. de México es uno de los expositores en la III Convención de Al-Anon y Alateen

Carola Cantó Lunes, 1 de Agosto de 2011

Ayer arrancó una de las convenciones más importantes para los miembros de Al-Anon de El Salvador. Durante tres días, y por tercera ocasión, la organización tendrá la oportunidad de dar a conocer sobre su labor en familiares y amigos de alcohólicos.

Para compartir su testimonio, la actividad tiene como invitado a Salvador V. de México, quien conoció a Al-Anon a sus 28 años cuando su vida transcurría alrededor de esta enfermedad, debido a que nació en un hogar de alcohólicos.

"Usualmente los familiares de los alcohólicos buscamos ayuda para ellos porque creemos que es la fuente de toda nuestra desdicha. Creemos que los que necesitan ayuda son ellos o ellas y no nosotros. No nos damos cuenta que gradualmente que nosotros también nos vamos deteriorando porque el alcoholismo es una enfermedad progresiva", comentó Salvador V.

El miembro de Al-Anon considera que el alcoholismo vuelve a la persona neurótica, irritable y nerviosa.

"Hay un factor que acompaña a esta enfermedad: la negación. Hoy en día el alcoholismo es considerada como una enfermedad familiar, cuando una persona bebe a todos les afecta", agregó el invitado.

Salvador V. considera que los familiares de los alcohólicos se convierten en víctimas cuando realmente son partícipes del desorden porque se vuelven permisibles.

"Eso es muy grave. Por ello los grupos de Al-Anon tienen como propósito ayudar a la familia de los alcohólicos. Estamos muy lejos de imaginar que nosotros necesitamos ayuda tanto como ellos (alcohólicos)", apuntó.

Para el expositor mexicano, Al-Anon ayudó a salvar su vida en todos los aspectos: social, psicológico, cultural, físico y económico, etc.

"Uno se acostumbra a vivir mal, con devaluación, ira, depresión y es normal que uno se aísle. En mi caso por ejemplo, cuando papá bebía y para que nadie se diera cuenta que teníamos un borracho en casa, nadie nos podía visitar. Prácticamente la familia se aparta y no tiene la oportunidad de desarrollarse socialmente y eso está mal, muy mal", sostuvo.

Ahora la misión de Salvador V. como miembro de Al-Anon es dar a conocer por todo el mundo el programa fundamentado en los mismo pasos de los Alcohólicos Anónimos.