Fármacos pierden eficacia en tratamiento

» Salud se dispone a modificar las guías para tratar algunas infecciones

Personal de laboratorio del Hospital Nacional de Niños Benjamín Bloom analizan muestras de sangre.FOTO EDH / rené rodríguez

La penicilina, la amoxicilina y la Trimetroprim sulfametoxazol, entre otros han reducido su efectividad en el tratamiento de infecciones causadas por bacterias de alta incidencia en la población.

Eduardo Suárez Castaneda, director de Enfermedades Infecciosas, del Ministerio de Salud (Minsal), expresó que el uso irracional de los antibióticos ha provocado resistencia a los microorganismos.

Por ejemplo: la penicilina y la amoxicilina ya no son eficaz para combatir las infecciones producidas por el staphylococus; y el Trimetroprim ya no funciona para combatir los problemas en las vías urinarias originadas por la Escherichia Coli.

El especialista explicó que las bacterias pueden producir sustancias que neutralizan el fármaco o crean barreras que impiden que entren al interior.

Ante esta situación, la compra de estas medicinas se ha reducido en el sistema sanitario del país y obliga a adquirir producto de mayor costo.

Suárez Castaneda manifestó que en el caso de la penicilina, ya no es efectiva para combatir las infecciones adquiridas en el hospital ni las de la comunidad.

"Llegará un momento en que el uso inadecuado será tan grande que las bacterias serán resistentes a todos los antibióticos, ¿cómo vamos a curar a los pacientes con enfermedades producidas por bacterias multiresistentes?, esa es la incógnita", expresó.

El director de Enfermedades Infecciosas dijo se realiza una vigilancia en los hospitales, estos están enviando un informe para analizar la situación y con base en ello solicitar el tipo de fármaco que se debe comprar. También reformaran los lineamientos para el tratamiento de ciertas enfermedades.

El viceministro de Políticas Sectoriales, Eduardo Espinoza, dijo que planifican una campaña para el uso racional de los medicamentos.

"Supone educación al personal de salud y a la población, lo importante es que no se automediquen y que no lo haga indiscriminadamente", añadió Espinoza.

Suárez Castaneda comentó que uno de los problemas es que los antibióticos se comercializan libremente en las farmacias y peor aún, en los mercados. Hoy se celebra el Día Mundial de la Salud, este año está dedicado a la resistencia a los antimicrobianos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) detalla que esa situación representa un obstáculo para el éxito en el control del VIH, la malaria y la tuberculosis.