Fósiles del Tomayate: un tesoro en espera

después de dos años de SUSPENDIDAS las excavaciones, aÚn no se tiene planificado continuar con el proyecto, las inclemencias del tiempo y el saqueo ponen en peligro este patrimonio cultural del país

FOTOs edh

El sitio paleontológico Río Tomayate es conocido como el yacimiento fosilífero más importante de Centroamérica, debido a la biodiversidad de fauna que se ha reportado desde su descubrimiento, según el paleontólogo Mario Quezada, ex director de las excavaciones en el lugar.

Sin embargo, este proyecto en la actualidad se encuentra paralizado. Los motivos, muchos: equipo reducido, área difícil de trabajar y espera de acciones concretas, pero a medida pasa el tiempo la zona y los estudios están en riesgo.

El cambio climático y saqueadores ponen el material de la zona, de vital importancia para la investigación de la brecha geológica, en un inminente peligro.

Para Ramón Rivas, director de patrimonio cultural de la Secretaria de la Cultura, los trabajos para encontrar los fósiles del Tomayate es un proyecto que se encuentra hoy en día en vías de investigación.

"Por el momento no se tiene planeado seguir con excavaciones, pero si se está investigando todo lo recopilado en los años anteriores", expresó Rivas.

Según el funcionario decir que establecerán más excavaciones o que harán un sendero interpretativo es muy complicado, porque topográficamente el área no lo permite, es difícil trabajar ahí.

"A la conclusión que hemos llegado es que serán centros experimentales y estarán en el Museo de Historia Natural, ahí hay una cantidad de material para estudiar, es irresponsable seguir excavando sino se tiene un lugar adecuado para depositar el material y si no se tiene le equipo para documentarlo, cada pieza necesita de un tratamiento especial", agregó.

Por otra parte, Daniel Aguilar, uno de los paleontólogos involucrados desde el inicio del proyecto y ex director del Museo de Historia Natural, sí se ha continuado con el proyecto de los fósiles en ese sitio, pero haciendo publicaciones, y aseguró que no hay por el momento intenciones de seguir con las excavaciones, porque se tiene pensado echar andar otra propuesta.

Según Aguilar, la proyección a mediano plazo es realizar un museo en la ciudad de Apopa, para que la gente conozca sobre los fósiles y su importancia.

Mientras esto sucede, los fósiles del Tomayate seguirán en espera y el patrimonio cultural que esconde la zona continuará expuesto a todas las inclemencias.

Su importancia

Quezada expresa que el Tomayate es para "expertos internacionales el cause paleontológico de la era del pleistoceno más importante de Latinoamérica".

"Cuando iniciamos las excavaciones se recolectó mucho material y piezas de gran importancia, en su mayoría partes de mastodontes, dentados felinos, aves y cocodrilos. Debido a eso, nos dimos cuenta que el Tomayate no era un lugar por donde un animal por cuestiones accidentales murió y se fosilizó, los materiales llegaron ahí por alguna razón, porque estas especies hace millones de años compartieron un espacio", expresó Quezada.

El paleontólogo, explicó además, que desde que se inició el proyecto en 2001 fue arrojando hallazgos interesantes, y según estudios hechos por varios expertos en este lugar se encuentra la clave de la migración de la fauna de hace millones de años.

En el año 2008 un descubrimiento en la zona hizo que Tomayate esté en la mira de varios investigadores. El equipo que estaba trabajando en ese momento encontró algo único, se trataba de un molar gigante, el cual no se sabía su procedencia.

Al investigar y hacer análisis comparativos con otros paleontólogos de México y Argentina se llegó a la conclusión de que se trataba de un molar de oso gigante, algo extraño para estar en un lugar como el Río Tomayate.

Ante este descubrimiento se hicieron más investigaciones que dieron como resultado que en la época del pleistoceno hubo cuatro eras glaciares que arrojaron mucha humedad, debido a eso los animales emigraron a tierras mejores, Tomayate entonces se convirtió en el espacio ideal par alimentarse.

La diversa fauna que se encontró y el registro del paso de esos animales arrojaba la teoría de que en efecto, la zona, sí era la clave migratoria de esa especies hace millones de años.

"Es por eso que me preocupa que no haya proyección a seguir con el proyecto, porque este lugar es de vital importancia para la historia de la paleontología en el país y en el mundo", manifestó Quezada.

Este investigador también afirma que en 2009 tuvieron una de las propuestas más claras hechas por el paleontólogo mexicano Leopoldo Soivelson, especialista en carnívoros del pleistoceno, en donde se ofrecía para ayudar en las excavaciones e investigaciones futuras, pero esa ayuda ya no se concretó.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.