un plan para salvaguardar el patrimonio

» Se propondrá a la Asamblea Legislativa ratificar el convenio de la Unesco

la tradicional danza dramática de los "Moros y cristianos" se llevó a cabo este mes en Apastepeque, San Vicente. Este es uno de los patrimonios inmateriales que se pretende registrar.FOTO edh / archivo

Hasta ahora, ninguna canción, ningún baile, ninguna lengua de El Salvador puede formar parte de la lista de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Unesco porque no es signatario de la Convención para la salvaguarda de estos bienes intangibles, así lo aseguró Jorge Lemus, investigador y experto en el desarrollo y la promoción de la lengua náhuat.

Lemus fue uno de los participantes del taller para la salvaguarda de Patrimonio Inmaterial de El Salvador, que fue impartido por representantes de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco, por sus siglas en inglés); el Fondo de Cooperación Italiana para el Desarrollo; la Coordinación Educativa y Cultural Centroamericana y la Secretaría de Cultura de la Presidencia (Secultura).

El seminario, que también ha llegado a otros países centroamericanos, busca que El Salvador ratifique, a través de la Asamblea Legislativa, el convenio que nació en 2003 para que expresiones artísticas o manifestaciones culturales propias de cada comunidad puedan estar inscritas en la lista de patrimonio y sean apoyadas por la Unesco para su promoción y revitalización.

Además del objetivo de aprobar el tratado, también se pretendía facilitar instrumentos para fortalecer las capacidades de los funcionarios representantes de instituciones de la región centroamericana para proteger esta herencia cultural.

Según Montserrat Martell, especialista del Programa de Cultura de la Unesco, "con esta agenda se forma a funcionarios sobre una metodología para hacer mapeos culturales, que consiste en identificar las expresiones de patrimonio cultural y material, saber cuántas hay a nivel nacional, dónde se ubican y en qué estado de vulnerabilidad se encuentran, porque hay algunas expresiones que solo tienen dos o tres portadores vivos y eso hace que estén en riesgo de desaparecer, por ello deben ser registradas para su futura difusión internacional".

Uno de los proyectos que han sido rescatados gracias a la labor de la Unesco es el de "El boyeo y la carreta" de Costa Rica, una serie de diseños plasmados en las carretas que se espera que los jóvenes continúen con esta tradición.

Por su parte, Salvador Marroquín, musicólogo y coordinador nacional de música de Secultura, aseguró que prácticamente en todas las comunidades salvadoreñas hay expresiones culturales.

"Hay 114 lugares donde existe la interpretación de la danza teatral 'Moros y Cristianos'. Asimismo en Salcoatitán, Sonsonate, todavía existe el instrumento musical arcial, o acial, que es una especie de látigo que al chocar dos reglas de madera produce un golpe seco, este es el único lugar en todo el país donde se utiliza este látigo; además, está la quijada de burro que es un instrumento musical que vino vía los esclavos negros que llegaron al país", explicó Marroquín.

Por ahora, se espera que los capacitados inicien con el mapeo en las zonas con mayor tradición cultural para ser documentados, revitalizados y difundidos.