resumen noticias
Además en

Nueva publicación nacional de "El justo juez de la noche"

» La creación literaria de Federico Lucho Palacios ha sido publicada por la editorial estadounidense CBH Books

Gabriela Mendoza Viernes, 12 de Junio de 2009

El Justo Juez de la noche, un personaje mítico salvadoreño, se convierte más bien en un juez sin justicia en la primera obra publicada por el escritor nacional Federico Lucho Palacios.

En su libro, el Justo Juez aparece como un ser desquiciado por el poder y con ansias de venganza, asesinando a cualquiera que se cruce en su camino.

En la historia también se incluyen a criaturas como la Ciguanaba, Xipe Totec, el Cadejo y la Llorona, que forman parte del maléfico plan que el personaje creó para destruir a la humanidad.

Pero cuatro jóvenes estudiantes aparecen en la trama para confrontar a los malvados, con quienes librarán una dura batalla utilizando cruces que están resguardadas en lugares arqueológicos como San Andrés, El Tazumal, Quelepa y Cihuatán.

La publicación de esta creación literaria del joven autor, de 24 años, estuvo a cargo de la editorial estadounidense CBH Books, (Cambridge BrickHouse), en Boston, Massachusetts.

"Fue una emoción enorme cuando el consejo editorial de CBH Books me contactó para publicar el libro", comentó Lucho Palacios, quien participó en el concurso del Premio Alfaguara de novela 2008 clasificando entre los siete primeros lugares.

La inspiración

Originario de Zacatecoluca, Federico confiesa que para escribir su obra se inspiró en las historias que su abuelo le narraba cuando era un niño.

Además, recuerda que su casa estaba cerca del extinto río Ojo de Agua, panorama perfecto para alimentar su imaginación y dar vida a los seres mitológicos de la cultura popular salvadoreña.

"A nuestra mitología la hemos encauzado en otros rumbos, pero yo le adjudico a cada ser una personalidad, una cualidad que los hace únicos", comentó Lucho.

Un hecho que respalda al explicar que la editorial estadounidense publicó su libro "por la novedosa propuesta que brinda en su obra".

Al volver la vista a tras, confiesa que pese a que las editoriales salvadoreñas lo han decepcionado en varias ocasiones al no tomarlo en cuenta, por su supuesta inexperiencia, el camino como escritor lo inició a los 18 años.

Hasta hoy, cuenta con cuatro obras en su haber, tres de las cuales continúan siendo inéditas.

"Aun tengo mucho que ofrecer. Nuestra idiosincrasia debe explotarse en la literatura", concluyó.