"Glosas" es lo nuevo de Carmen González Huguet

» Son 11 sonetos de otros tantos autores el punto de partida y de vuelta para la escritura

Carmen González Huguet, poeta salvadoreña, presentó su nuevo material literario. También ha publicado novela e investigaciones literarias."Glosas". La portada del nuevo libro de la poeta.FOTO EDH /

El martes 24 de febrero, la Editorial Delgado presentó el poemario "Glosas", de la escritora salvadoreña Carmen González Huguet.

El acto de presentación se llevó a cabo en el Salón de Actos Públicos del campus I la Universidad Dr. José Matías Delgado. En evento participaron, junto con la autora, los poetas David Escobar Galindo, Jorge Galán y René E. Rodas. Un variado público, entre invitados especiales, funcionarios y estudiantes, escuchó la lectura, en voz de la autora, de varios sonetos del libro.

Once sonetos de otros tantos autores son el punto de partida y de vuelta para la escritura, en esa misma composición clásica, de una maravillosa conversación entre poetas. Cada soneto glosado es de un autor diferente. Cada uno de los autores tiene un acercamiento tan particular a la creación poética, que "Glosas" se vuelve, en las manos del lector, una experiencia de enriquecimiento emocional e intelectual.

En opinión de David Escobar Galindo, los sonetos de "Glosas" tienen tal altura poética que con toda seguridad han de figurar en las antologías hispanoamericanas que se elaboren en los años por venir.

La voz poética femenina más sólida de la poesía salvadoreña contemporánea, Carmen González Huguet, ha recibido importantes galardones a nivel nacional e internacional.

Autora de obras en prosa como "Jimi Hendríx toca mientras cae la lluvia" (teatro), "El rostro en el espejo" (novela), así como de importantes trabajos de investigación y compilación literaria (Poesía completa de Claudia Lars), Huguet es ante todo una poeta que cultiva una obra de corte reflexivo y de intensidades líricas en las que aparece, potenciado por el pleno dominio de las formas que trabaja, una rica variedad de sentimientos, desde el amor sereno o exigente, o el amor protestado, hasta la conciencia de la efímera y sufriente condición humana, iluminados todos por una voz serena que no suele condescender a la imprecación y por una conciencia que busca ausentarse de su dolido y doloroso mundo, pero que no se resigna a renunciar a él.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.