Las primeras lluvias ya trajeron a los zompopos de mayo

Estos insectos salen con las primeras lluvias de mayo y desaparecen al finalizar el mes. Hace algunos años se podían ver por las mañanas decenas de estos insectos caminando por el jardín, luego de una noche lluviosa. Ahora es raro verlos.FOTO EDH / ARchivo

Atrás quedaron los días de mayo en los que por las mañanas se podían ver decenas de zompopos caminando en el jardín y cayendo desde el cielo.

Los niños, con botes de vidrio en mano, tomaban los insectos y "los ponían a pelear", a veces, hasta verlos morir.

Pero este año, muchos pequeños aún no han conocido a los zompopos voladores y muchos adultos no han podido recordar aquellos días de mayo en los que se les podía ver sobre la grama.

Para especialistas, la población de esos insectos puede disminuir de un año a otro por los desastres naturales, como por los inviernos copiosos.

La teoría es que con las inundaciones el agua se filtra al nido y causa una mortandad de larvas, a demás de dañar el alimento. La disminución de las zonas verdes podría ser otra causa para que se vean menos insectos, ya que estos buscan la tierra para poner el huevo y vivir.

Los zompopos de mayo salen con las primeras lluvias para reproducirse, además son bastantes mañaneros, pues salen entre seis y siete de la mañana, luego el macho muere y la hembra busca un lugar para formar la colonia.

Los animales que se ven con alas son las reinas (hembras) y el zángano, que no tiene alas, se encarga de fecundar.

La reina deja su nido e inicia el vuelo nupcial, tras de ellas van los machos, sólo el más fuerte la alcanza y la aparea.

En el lenguaje popular, el aparecimiento de los zompopos de mayo marca el inicio de la cosecha, éste significado fue transmitido de la época prehispánica.

Para el campesino el insecto tenía su parte misteriosa por el tamaño y además porque podían volar. El simple hecho de salir después de las primeras tormentas y desaparecer al final de mayo, los volvía enigmáticos.

Pero para algunas culturas los zompopos son más que el inicio del invierno, en países como México, Guatemala, Brasil, Colombia y Japón sirven de alimento y se dice que son ricos en proteínas.

Científicamente se ha comprobado que el tórax y abdomen tienen 39 por ciento de proteínas, si están crudos, y cocinados 26.