Nombres de escándalo

» Una lista de 10 casos de nombres absurdos alborotó la blogosfera y puso en la mira el derecho a la identidad

ilustración edh / josé santos

Zacarías Flores del Campo existe. No es una broma. Este nombre es uno de los que figura en la lista de motes prohibidos por el Registro Civil de Chile, que fue publicada hace ya algunos años.

Tal vez este y el de Armando Casas sean los menos ruines en dicha nómina. Porque hay quienes sufren las consecuencias que conlleva ostentar una combinación de nombres y apellidos que rayan en la grosería.

Ese sería el caso del futbolista brasileño Elano Blumer, cuyo nombre ha sido aprovechado al máximo en los titulares de la prensa amarillista. Ni qué hablar de la frase "Sale Kaká por Elano".

Precisamente esto está a la base de la reflexión que Benedicto XVI hiciera a principios de este año, exhortando a los católicos a utilizar los nombres acuñados en el santoral cristiano.

Vale decir que muchos de esos "nombres de calendario" deberían quedarse solo en tinta y letra. Por ejemplo, en uno de los tantos comentarios sobre nombres extraños en la red, se lee que en México existen muchas personas que se llaman Aniversario de la Revolución, porque el 20 de noviembre en casi todos los calendarios mexicanos en lugar de un santo figura la abreviatura que corresponde al aniversario de la Revolución.

Más bien, Benedicto XVI quiso decir que a la hora de registrar a un nuevo ciudadano se tome en cuenta la combinación de nombres y apellidos, la lengua oficial, la debida escritura y el sentido común. De esa forma, se evitarían burlas, complejos y gastos innecesarios en el futuro.

Pero hay padres alrededor del mundo que carecen de toda lógica. Y ese es el caso de la lista de nombres prohibidos que el blog Pintalabios y Chupetes hizo famosa a principios de este año, en el ciberespacio.

Según la nota, en Nueva Zelanda se haya registrado el nombre "Talula Does The Hula from Hawaii", que significa Talula baila el hula-hop en Hawái.

Inolvidable es el caso de los suecos que lucharon arduamente por bautizar a su hijo como "Brfxxccxxmnpcccclllmmnprxvclmnckssqlbb11116", o el caso de los japoneses que decidieron nombrar @ a su pequeño, porque en su país significa "le queremos".

También mencionan que en 2008, en Italia, un juez impidió a una pareja de Milán bautizar a su hijo con el nombre Viernes. Y que en 1998, las autoridades noruegas encarcelaron por dos días a una mujer que se negó a pagar la multa impuesta por poner a su hijo un nombre no aprobado.

En Dinamarca, refiere, se permiten siete mil nombres. Si se quiere poner un mote que no figura en dicha lista hay que pedir un permiso especial a las autoridades.

Ano, Diablo, Puente y Dálmata son otros de los nombres que figuran en el blog antes citado.

Pero lejos de semejantes ejemplos existe el del joven salvadoreño que fue bautizado como Rayovac y que al final logró cambiar su nombre ante la ley; o el del señor Circuncisión, que también se vio obligado a gastar en trámites para tener un nombre digno.

Y precisamente por dignidad fue que surgió la Ley del Nombre de la Persona Natural, en nuestro país, el 22 de febrero de 1990, para regular de alguna manera el derecho al nombre.

Es seguro que muchísimas personas han de haber escuchado los casos de centroamericanos nombrados como Usnavy o Yusnavy (U. S. Navy), Blakandeker (Black & Decker), y Osteraiser (Osterizer).

En El Salvador, también existió el caso de un joven que nombraron Onedollar.

Es inaudito, pero la tragedia de unos es la diversión de otros.

Por ello, Benedicto llamó a la reflexión. La burla es en muchos casos la razón de complejos e inseguridades que minan el sano desarrollo de las personas.

Pero volviendo a los casos latinoamericanos, en Dominicana se han registrado nombres como el de Toshiba Fidelina, Virus Margarita, Chicle Faustino o Cuca Altragracia.

En la lista chilena de motes prohibidos se incluyen muchos que son verdaderos insultos: Débora Melo, Elsa Pito, Luz Rojas, Rosamel Fierro, Marcia Ana, Keca Galindo, Paloma María Parada, Sevelinda Parada, José Luis Lamata Feliz, Elsa Capunta, Mary Conazo, Jorge Nitales, Rosa Malcacho, Elba Calao, Elvio Lao, Rosa Meza Cabeza, Elver Galinda Parada, Miren Amiano y Rosamel Forrito, entre otros.

En Venezuela es muy común encontrar personas con nombres de grandes personalidades o personajes históricos. Así existen ciudadanos que se identifican como Maolenin, Hitler, Apolo Tres, Kennedy o John Wayne.

En Internet puede encontrarse a Bruce Lee Antonio Félix, Winston Churchill de la Cruz y Michael Jordan Abreu.

También es real el nombre Email Suárez y Teamo Amador. La revista Muy Interesante menciona casos insólitos como Miguel Marcó Gol y Dios Puyol.

Son dignos de mencionar, Elena Nito del Bosque y Peligroso Suero Nova.

Pero volviendo a tierra cuscatleca no sería raro encontrar a una Zoila Dolores de Cabezas o a una Blanca Flor del Bosque.

El chiste es que por la falta de sentido común o previsión son miles de personas las que deben enfrentar una diversidad de incomodidades, en todos los ámbitos de su vida.

Tal vez las hijas de las estrellas de la cinematografía Gwyneth Paltrow y Jessica Alba no tomen a mal el nombre que sus madres eligieron para ellas, Apple (Manzana) y Honor, pero fuera de las marquesinas la reacción es muy diferente.

Muy desarrolladas pueden ser las naciones, pero la elección del nombre no debe dejarse a la libre voluntad de los progenitores. Está más que comprobado que existen personas que carecen de sentido común.

Y no hay que ser precisamente religioso, para evitar semejantes ingratitudes.

Y si bien los nombres en lengua extranjera son viables, es vital cerciorares de la correcta escritura a la hora del asentamiento. De lo contrario, el futuro del nuevo ciudadano incluirá juicios de identidad, estrés y gastos.

Claro, también es importante que los responsables en las oficinas de registro verifiquen nombres y apellidos.

La Ley del Nombre de la Persona Natural en El Salvador pretende evitar que los ciudadanos posean nombres que socaven su dignidad o se presten a la ambigüedad.

En Italia, por ejemplo, se prohibe usar Andrea para las mujeres, por ser considerado de género masculino.

Nombres como Concepción, José, René, Isabel y Rosario se utilizan entre los salvadoreños para designar niños y niñas.

Sin embargo, no es tan grave como elegir Serpiente, Joroba, Loco o Cabeza Apestosa, que debieron prohibirse en Malasia.

Si bien la democracia y la libertad deben respetarse, la dignidad de las personas está sobre éstas.