La selecta de fútbol playa escribió historia en Rávena

» El Salvador nunca había ganado un partido en un mundial de playa

FOTO / edh

Nunca El Salvador había escrito una página tan grande en el fútbol. Los de la obra de arte fueron unos pescadores y trabajadores humildes, que no viven del deporte, sino del sudor de sus frentes. Dejando por un tiempo a la familia, con múltiples sacrificios económicos, con poco apoyo a ratos, sin ningún fogueo para este Mundial, estos hombres dirigidos por Rudis Gallo lograron lo que ningún equipo nacional había logrado antes.

Dos participaciones en mundiales de fútbol 11, en 1970 y 1982, seis partidos; tres más en fútbol playa: ocho juegos. Al 14 se reescribió la historia, una historia de garra, de entrega, contra todo, contra el árbitro, que estuvo pésimo.

Grávese estos nombres: José Eliodoro Portillo, Wilber Alvarado, Tomás Hernández, Elías Ramírez, Agustín Ruiz, Medardo Lobos, José Roberto Membreño, Walter Torres, Elmer Robles, Darwin Ramírez, Frank Velásquez, Baudilio Guardado. Ellos son los héroes nacionales, anónimos por mucho tiempo, sencillos, salvadoreños todos.

El juego se acababa cuando el capitán, tras ir de menos a más en el juego, se inventó una pirueta que ni el mejor escritor de Hollywood hubiera pensado. Portillo sacó rápido del área, y, en el aire, el "Tin" pescó la bola con la derecha. La pelota besó la red y las lágrimas afloraron. Era todo por lo que habían soñado, el grupo y el país.

El juego

El Salvador salió con todo en el primer tiempo contra Omán, pero les faltó puntería en unas ocasiones, suerte en otras, y el resto las tapó el meta Addullah Al Qasmi.

Tras el primer tiempo, los asiáticos se imponían por 1-0 de manera injusta, tomando en cuenta la cantidad de llegadas del cuadro nacional, que dominó el arranque. Pero en el fútbol lo que vale es que la pelota entre, y el primero en lograrlo fue Jalal Al Sinani, tras un centro desde el suelo de Nasser Al Mukhaini, sobre el final del primer asalto.

El Salvador creó una serie de ocasiones buenas, con Tomás Hernández sobre el arranque, y con el resto del equipo después. Tomás se perdió un cabezazo por centímetros sobre el arranque. Y luego, su remate de zurda, tras quitarse a dos defensas, apenas abrió sobre un poste, en el segundo minuto.

Omán respondía con remates, pero generalmente desviados, y Eliodoro Portillo casi no tenía que intervenir. Elías Ramírez estuvo cerca al 3', en un tiro libre que pegó en la arena y casi complica en el rebote al meta, que reaccionó a tiempo. Después sí tuvo que parar un disparo el meta nacional, en una jugada de Al Arami que terminó con el remate de Ishaq al Qassmi.

Poco después se presentó una clarísima para Omán, que le regaló el réferi, tras una supuesta falta de Roberto Membreño sobre Al Araimi que nunca existió. En el tiro libre, Portillo se venció a un lado, mientras que el balón rozó el poste del otro extremo. La que no vio ninguno de los tres árbitros fue la tremenda falta de Khalid Al Rajhi. Un codazo directo al rostro de Élmer Robles. Ni siquiera pitaron falta…

Agustín tuvo la suya al probar de media distancia, tras ver al meta salido. Y Frank Velásquez y Élmer Robles llegaron con todo también para aportar en ataque. Frank tuvo varias, una de cabeza que tapó el meta; otras dos que se armó en jugadas individuales. Mientras que Élmer no contó con suerte y el meta atrapó sus tiros.

Nunca llegaba el gol. Y en una contra, con 27 segundos por acabar el primer tiempo, Omán marcó con suerte, porque Al Mukhaini estaba en el suelo cuando improvisó un remate que terminó como centro a segundo poste. Ahí, en un mar de piernas, marcó Al Sinani.

Al fin

La segunda parte fue más pareja, con llegadas a ambos bandos. Ahora Portillo sí tuvo que intervenir en varios remates. Pero también Omán seguía salvándose. El empate llegó con Elías Ramírez, quien jugó tras pagar juego de suspensión. Tuvo tiempo de amagar, acomodarse, y parecía que había dejado ir la ocasión. Pero esta vez sí hubo suerte y la bola, lenta y con efecto tras pegar en la arena, decretó el empate.

Al 18', un rechazo de Portillo casi complica al meta omaní, que rechazó como puto el pelotazo. Era de ida y vuelta el juego, pero con más claridad para los nacionales, con llegadas más profundas y juego de conjunto. Un minuto después, el defensa más alto del país, Wilber Alvarado sufrió un golpe en el pecho. Complicaba todo por la altura que sacaba de ventaja el equipo riavl. Entró Tomás. Por suerte, Omán no aprovechó el momento y luego volvería Wilber.

Los últimos minutos del segundo tiempo fueron de infarto, con llegadas peligrosísimas en ambos lados, pero sin que ninguno de los dos equipos pudiera anotar. Se perdió una increíble tomas a segundos del final, tras un error omaní. Con la puerta vacía, disparó, pero el balón pegó en los dos postes. Luego, intentaría una más. Amagó, se quitó a un defensa y sacó un disparo al ángulo superior derecho, pero el meta Al Qasmi evitó lo que parecía inevitable. De nuevo era mejor El Salvador cuando el tiempo se acabó.

En el tercer periodo, sobre el arranque, Elías tuvo el segundo. En un tiro de esquina remató de cabeza, pero se desvió de forma increíble en un defensa. En el nuevo córner, llegó desde atrás Tomás para finalmente firmar el tanto que se le había negado. 2-1. A soñar. Nomás en el saque de media cancha, salvó en la línea el remate Medardo Lobos, con Portillo vencido.

Al 25', Portillo sacó rápido el balón de la meta y se escapó Frank. El meta venía saliendo y sutilmente la mandó al fondo. Un minuto después, nos salvamos en un remate de Nasser Al Mukhaini.

Tras el susto, El Salvador comenzó a tratar de manejar los tiempos. Frank casi hace un golazo de vaselina cuando venía saliendo el meta. Hubiése sido la sentencia definitiva. Pero quedaba mucho de partido aún.

Cerca estuvo de nuevo Tomás, que se mandó un partidazo, con otro remate de zurda poco después. Y luego, Portillo tapó tremendo remate a ras de arena de un rival. Los nervios estaban en ambos bandos. Perdió la cabeza Juma Al Waaibi y bajó feo por detrás al "Tin". Pero los réferis, de nuevo, ni falta pitaron.

El tiempo seguía corriendo, eso era lo mejor para El Salvador. Pero en un descuido, a 4 minutos y medio del final, casi descuenta Omán. Se sacó al portero Al Dhabat, y cuando le llegó la presión defensiva, de media vuelta mandó la bola sobre el travesaño. Salvada y a seguir sufriendo. Pero llegaron bien los cambios de refresco. Ese fue otro punto clave para el equipo nacional, que se ayudaron todos.

A falta de 2:45, en un tiro de esquina, pasó lo que nos pasa siempre. Nos ganaron por arriba. Wilber hizo lo que pudo, pero se anticipó Al Dhabat para marcar de cabeza y poner las cosas más tensas aún. Con mucho menos, Omán estaba a tiro de empate, y ahora los nervios eran para el cuadro nacional.

Entonces, de nuevo el arbitraje. Faltaban 2:34 cuando Elmer Robles barrió antes que Al Araimi. El de Omán le pegó en la pierna, y el réferi Said Hachim pitó al revés. Penal: Lo cobró Jalal Al Sinani para firmar el empate. Lo inventó el réferi.

Con 1:30 por jugar, el "Tin" se inventó un gran pase para Walter Torres, pero el balón dio en el poste. Segundos después, el capitán improvisó en una individual, pero se la paró el arquero. Segundos después sería el héroe. Sacó rápido de nuevo Portillo, y el "Tin" de media tijereta firmó el histórico cuarto gol. El 4-3 definitivo, el primer triunfo en un mundial para "El Pulgarcito" de Centroamérica. Grandes.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.