resumen noticias
Además en

AYER Y HOY

¿Qué Pasó con... el chele barrientos ?

César Najarro Domingo, 17 de Julio de 2011

¿Qué hizo?

Rafael Barrientos, conocido como "El Chele", se enamoró del balón por influencias de su padre. Años después, como estudiante en el Externado San José, formó parte de las selecciones juveniles del equipo "Pericos".

Con ese equipo sostenían partidos contra selecciones menores y contra equipos de otros colegios, en ocasiones, en las mismas instalaciones de la Federación Salvadoreña de Fútbol.

Fue así como llegó a la Sub 20 en 1997. Era un "proyecto" que tenía la Federación de formar un equipo en la Segunda División que nutriera a esta selección. Estuvo en el equipo desde 1997 hasta el 1999. "Cuando ya habíamos logrado la hazaña de subir al cuadro a Primera, con puros bichos, ya no sabía qué hacer la Federación con el proyecto. No creyeron en su propio proyecto, no esperaban que subiéramos", cuenta Barrientos.

Con la necesidad de comenzar a ganar para poderse pagar los estudios universitarios, "el Chele" se fue al FAS de Juan Carlos Masnick. Sólo estuvo tres torneos. Entonces, por esa época el reconocido Carlos "el Papo" Castro Borja era el contención de Firpo, pero tras unos problemas con la directiva, no lo renovaron.

"Llegué a Firpo por la política que tienen de no formar jugadores, sino buscar bichos ya hechos. Así fue que tuve la oportunidad de estar en la cancha con gente que yo había admirado. Soy un aficionado de Firpo que tuvo la suerte de jugar con Celio Rodríguez, Raúl Toro, Washington Hernández, Misael Alfaro, Memo García, René Durán, Santos Cabrera, Aarón Canjura, Chura Gámez, Percival Piggott...", cuenta con nostalgia. Pero no logró ser campeón con el cuadro de sus amores. "Me sentía identificado, ahí aprendí a jugar".

Alegría de blanco

Después, levantaría una copa de campeón con Alianza, en el 2004. Estuvo ahí hasta que terminó la administración de la familia Padilla. Militó en el 11 Municipal y finalmente en Nejapa, de donde se retiró en 2009 tras decepcionarse del fútbol, de los problemas económicos y la falta de pagos.

Su paso por la Selección fue breve. Estuvo para las eliminatorias del Mundial 2002, en la etapa final. Pero fue de los "condenados" de la lista negra de la Federación de entonces. "Es que yo fui uno de los que habló a la hora de negociar los viáticos. Querían que jugaramos gratis, por amor, nos dijeron. Yo respondí que lo haríamos cuando ellos tampoco cobraran viáticos y estuvieran en la Federación por amor. Desde entonces, ya no volví a ser convocado".

Dentro de sus recuerdos más gratos, está el empate contra Honduras por la Copa Uncaf, en 2001. "Era un equipo renovado con jóvenes, un año antes nos habían ganado 5-0 y luego les empatamos en su casa y los eliminamos", recuerda. "Avanzamos y hasta entonces llegaron los medios. Nadie creía en nosotros, es más, los viáticos iban justo para una semana. No esperaban que pasáramos de la fase de grupos", recuerda hoy, ya retirado del deporte que tanto ama.