Alejandro Gutman es el presidente y fundador del programa Fútbol Forever, un proyecto solidario que toma cada vez más impulso. Una entrevista que es repaso de todo lo hecho y proyección de todo lo que falta.

-¿Cuánto hace que trabaja Fútbol Forever en el país?

Hace seis años empezó siendo un programa piloto y esparcido con lugares muy específicos por algunos meses. Desde hace tres años estamos de manera corrida en las escuelas durante el ciclo lectivo.

-¿Cómo ha impactado en la gente?

Los resultados que los niños han conseguido son extraordinarios desde el punto de vista de la forma de pensar y del modo y de la resolución de sus propios problemas. Además en relación a su conducta ha mejorado muchísimo y en la relación con amigos, familia y escuela, han mejorado académicamente. Han producido también una integración entre niñas y niños y una marcada disminución de la violencia como solución. Hoy se utiliza la palabra y el razonamiento, tienen otros medios, otra expectativa de vida.

Y en las comunidades ¿hubo resultados?

Sí, son magníficos porque los vecinos de estaban desesperanzados y hoy han entendido que para estar mejor y tener expectativas distintas deben participar e integrarse. No sólo como voluntarios sino también participando en los cursos de capacitación que conseguimos de las universidades e Insafor para ayudarlos a progresar. Ejemplo elocuentes es el curso para los niños es el que realiza el hotel Marriot donde desde hace dos años, 15 niños de distintas escuelas participan de las actividades que realiza el hotel y aprenden su funcionamiento. En la Campanera hemos conseguido que distintas ideologías y protagonistas logren un objetivo común: hoy empieza la construcción de un dispensario donde atenderán los médicos y abogados y de un aula de 9º grado para alumnos que no podían cursar.

Los resultados son concretos. ¿Dónde los dieron a conocer?

Hay dos reportes muy sofisticados que ha realizado una fundación independiente y pueden leerse en www.futbolforever.org. Allí también se puede colaborar o llamando a los teléfonos 2292-1300 ó 7225-8139.

¿Cuántos chicos participan?

Hoy se puede hablar de 6,000 chicos porque se agregan 2,500 más en Mejicanos. El año que viene pensamos entrar en Tonacatepe con 2,500 más y en más escuelas. Dependerá de los recursos que podamos obtener de la empresa privada, organizaciones internacionales y del gobierno.

¿Cuáles son las principales trabas que tiene el programa?

Hay distintos niveles: universidades, empresarios, organizaciones internacionales.

Empecemos con Universidades

Con relación a las universidades, si bien algunas han colaborado como la Don Bosco, la Pedagógica y la UCA, no hemos podido convencer a todos los rectores y los departamentos de proyección social de participar activamente con sus estudiantes en programas que provoquen impactos reales en la vida de jóvenes y vecinos.

El empresariado.

Seguimos teniendo muchas reuniones con los empresarios que poco a poco y lentamente empiezan a involucrarse. La gestión de Carlos Patricio Escobar es incansable y meritoria.

Organizaciones internacionales

Desgraciadamente, y de modo increíble, a pesar de los resultados son avanzados, están más preocupados por cuestiones burocráticas que por cuestiones efectivas. Pero esperamos que algún día lean los resultados y se involucren.

¿El Gobierno, INDES y COES han apoyado en este tiempo?

Hemos tenido charlas con el gobierno y mucha receptividad. No han podido contribuir como ellos deseaban por un problema presupuestario. Nos solicitaron que colaboremos con escuelas en Mejicanos y, a pesar de que no hay apoyo efectivo, lo aceptamos. En el INDES, Jaime Rodríguez nos apoya desde un inicio aunque sabiendo que tiene problemas de presupuesto. El Indes anterior (dirigido por Hernández Isussi) nunca nos dio nada. Con el COES tuvimos varias reuniones pero imagino que también tendrán problemas de presupuesto porque tampoco con ellos no hemos podido hacer nada.

¿A quién cuesta convencer más?

Es tan necesario convencer a los que estás ayudando que tienen que tener un compromiso más activo como a la comunidad y los empresarios y las organizaciones internacionales porque todavía no hay comprensión exacta de la importancia del programa.

De 1 a 10 puntos, ¿en cuánto califica el programa?

De acuerdo a nuestras posibilidades y al apoyo te diría que estamos satisfechos en un 9. En un contexto general, con la expectativa que tenemos, le pondría un 5: trabajamos con pocos recursos.

-Violencia y pobreza hay en toda Latinoamérica ¿Por qué se eligió El Salvador?

Conozco a su gente desde hace años, sé que es sensible y luchadora. Y por haber conocido al grupo de la Selección del 82 desde hace 20 años, sentí que el programa se podía desarrollar en un país con características interesantes y convertirlo en un modelo para el resto del mundo. Recibimos pedidos de distintos países como Honduras, Guatemala, Panamá, pero sigo pensando que El Salvador es un país extraordinario para que adoptando el programa.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.