Bentos: fractura de tabique nasal

» Lo intervinieron ayer, en una clínica de Santa Ana

"Si puedo dejar sangre en la cancha, la dejo". Literal. Así lo dijo y así le sucedió. Alejandro Bentos volvió a dejar parte de su físico en la cancha. Tras un golpe el miércoles, con Manuel López de Marte, el argentino salió ensangrentado del terreno de juego.

¿Diagnóstico? Fractura del tabique nasal. Por ello, después de la toma de algunas radiografías, el tigrillo tuvo que ser intervenido ayer, en horas de la tarde, en el Centro Médico de Santa Ana.

"Bueno, estoy bien. Eso sí, tengo molestias al respirar y me duele un poco la cabeza, ayer (miércoles) también tenía un terrible dolor de cabeza, pero bueno así es esto", señaló, antes de la intervención quirúrgica.

Bentos explicó que el tiempo que estará fuera de las canchas será de "tres semanas (a cuatro), más o menos, para esperar a que sane. Debo tener reposo adecuado para luego volver a entrenar, y no hacer ninguna fuerza, para tratar de que pegue".

Cuando vuelva a las actividades, es posible que el argentino tenga que jugar con protección en la nariz, sólo por precaución.

La cirugía de Alejandro consistía en alinearle el tabique nasal, por lo que no era de alto riesgo, y el jugador salió ayer mismo del nosocomio occidental.

Un golpe inesperado

Después de la lesión, tras el golpe con el rival bombardero, el tigrillo continuó en el terreno de juego en el segundo tiempo, a pesar de su visible golpe, y trató de explicar lo que sucedió.

"Fue una jugada, yo no vi bien si fue un codazo o no, pero aguanté jugar 15 minutos más. Pero lo importante fue que después de ir abajo 2-0 en el marcador, se logró empatar y casi ganar el partido", indicó.

El sudamericano, que en la final del Apertura 2009, ante Águila, se fracturó la mandíbula, declaró que estas son cosas a las que cualquiera está expuesto. Y, visiblemente golpeado, reflexionó: "Sí, se pierde mucha sangre, pero esto es cuestión de fútbol. No podés andar cuidándote nada en este fútbol, porque en cualquier momento te pueden pegar. Yo prefiero más a la nariz, que a la rodilla o al tobillo".

Bentos también añadió: "Bueno, yo soy hombre, yo soy guerrero. Si puedo dejar sangre en la cancha, la dejo, aunque (se deba) terminar así. Esto es fútbol y no se juega a las muñecas".

El argentino tendrá descanso obligado, como el que lo separó del arranque del actual torneo, pero desea lo mejor para FAS.